Público
Público

'¿Si los imputados eligen a sus jueces, qué nos queda?', se pregunta el juez de Blesa

Elpidio José Silva lanza esta cuestión en twitter tras conocerse que el instructor de su expediente disciplinario propone suspenderle 21 meses

PÚBLICO/EFE

La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial decidirá el próximo día 16 si apoya sancionar con suspensión de funciones durante 21 meses al juez Elpidio José Silva, que fue quien acordó el pasado mes de junio la prisión incondicional del expresidente de Cajamadrid Miguel Blesa. Tras conocerse la propuesta del instructor de suspender a Silva, por causas distintas al 'caso Blesa', el magistrado ha escrito en su cuenta de twitter: "¿Si los imputados eligen a sus jueces qué nos queda?".

El instructor del expediente disciplinario abierto por el Consejo General del Poder Judicial al juez Silva ha propuesto una sanción de un año y nueve meses de inhabilitación y una multa de 2.000 euros por dos faltas muy graves y otra grave, ninguna relacionada con el "caso Blesa", aunque el expediente se abrió después de iniciada esta causa. Según el Consejo, la inspección que dió origen a la actuación disciplinaria estaba dentro del plan anual ordinario de investigaciones a juzgados.

Fuentes del órgano de gobierno de los jueces han confirmado que el próximo martes 16 se reunirá su Comisión Disciplinaria para abordar esta propuesta, realizada por el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Álvaro Domínguez. Además, tendrán sobre la mesa la petición al respecto de la Fiscalía, que es aún más dura: 3 años de suspensión y 3.000 euros de multa.

En caso de aceptar que el juez cometió las faltas muy graves, la Comisión elevaría la proposición al pleno, que es el que tiene la competencia para tomar una decisión de estas características, que supone una suspensión de funciones.

El expediente disciplinario fue abierto el pasado mes de abril por dos faltas muy graves -una por retraso injustificado en la tramitación de los procedimientos y otra por falta de motivación de sus resoluciones- y otra grave por desconsideración hacia los funcionarios de su Juzgado, el de Instrucción número 9 de Madrid.

El magistrado se querelló el pasado 24 de junio contra el instructor de su expediente después de que la Comisión Disciplinaria del órgano de gobierno de los jueces acordara por unanimidad rechazar de plano la recusación que planteó contra Domínguez. La comisión se reunió de urgencia para estudiar el asunto y permitir así que Domínguez pudiera seguir instruyendo el expediente.

Silva se encuentra apartado de la instrucción de la causa en la que investigaba la concesión de un crédito de 26,6 millones de euros por parte de Caja Madrid al Grupo Marsans y de la de la compra del City National Bank de Florida, por la que ordenó en dos ocasiones prisión para Blesa, la primera bajo fianza de 2,5 millones de euros y la segunda con carácter incondicional el pasado 5 de junio.

La Audiencia Provincial de Madrid anuló la primera, de la que el magistrado desgajó la de la adquisición del banco norteamericano, decisión que le obligó a dejar en libertad al banquero el pasado 20 de junio.

Según publica este martes el diario "El Mundo", el instructor ha apreciado en la conducta de Silva una falta muy grave consistente en la absoluta y manifiesta falta de motivación de resoluciones judiciales, y otra de desatención del ejercicio de sus competencias. Además, habría cometido una falta grave de abuso de autoridad. En su propuesta a la Comisión Disciplinaria, contabiliza hasta 73 sentencias condenatorias de Silva que no contienen fundamentacion, y 4 resoluciones sin ninguna motivación y que no relacionan hechos probados. También sostiene que funcionarios del Juzgado redactaban sentencias por faltas y determinados autos.

Más noticias