Público
Público

La indefinición de Draghi dispara la prima de riesgo

El Tesoro ha cubierto ya el 60% de las necesidades de financiación de todo el año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nuevamente, la tibieza del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha sacudido a los mercados. Los inversores confiaban en que Draghi, tras la reunión mensual del BCE, anunciase medidas concretas para reactivar el crédito en la Eurozona. Pero no ha habido nuevos anuncios.

La ausencia de medidas ha provocado caídas en las bolsas (el Ibex 35 español ha perdido un 0,89%) y, sobre todo, nuevas tensiones en los mercados de deuda, que han afectado especialmente a los países de la periferia del euro. En España, el diferencial de la deuda española respecto de la alemana (la prima de riesgo) se ha disparado por encima del nivel de los 300 puntos, un nivel que había abandonado el pasado 24 de mayo. En concreto, ha cerrado la sesión en los 314 puntos, una veintena más que en la víspera, con la rentabilidad del bono a 10 años en el 4,66%.

Durante su tradicional rueda de prensa mensual, el presidente del  BCE, que mantuvo son cambios los tipos de interés en el 0,50%, ha admitido que el Consejo de Gobierno de la entidad ha estudiado tanto la posibilidad de fijar intereses negativos para la facilidad de depósito de la institución, como un plan para comprar activos, pero en ambos casos dejó claro que no se preveían decisiones con carácter inmediato. 'Hemos debatido la posibilidad de fijar un tipo negativo a los depósitos. Ahora estamos técnicamente preparados, pero no lo vamos a hacer, puesto que no hay razones para hacerlo ahora', declaró Draghi. 'Mantendremos esta medida no convencional en la reserva', añadió.

'El mensaje es que no van a hacer nada', comentó un operador del mercado. Según este operador, los inversores comenzaron a deshacer las posiciones que habían abierto en las últimas semanas, y que habían aliviado las tensiones en los tipos de interés de la deuda de los países de la periferia del euro.

Precisamente, este clima favorable ha beneficiado a las últimas emisiones de deuda del Tesoro español, que han podido colocarse a menores tipos, con el alivio que supone a las cuentas públicas. Horas antes de las declaraciones de Draghi se produjo la última subasta de deuda, en la que se mantuvo esa tendencia.

El Tesoro Público ha colocado un total de 4.024 millones en deuda a dos, tres y diez años (con unas peticiones que totalizaron los 10.695 millones de euros), y con ello, ya ha emitido cerca del 60% de los 121.318 millones de euros previstos para todo el ejercicio.A dos años, el Tesoro ha emitido 1.528 millones (frente a los 4.528 millones solicitados), con una rentabilidad marginal del 1,928%, desde el 2,306% de la anterior subasta del pasado 21 de marzo.También ha adjudicado 1.009 millones en bonos a 3 años (frente a los 2.414 millones solicitados), con un tipo marginal del 2,732% desde el 2,472% de la anterior subasta del pasado 23 de mayo. Finalmente, colocó 1.487 millones en obligaciones a 10 años con cupón del 4,40% (desde los 3.753 millones solicitados),  con una rentabilidad marginal del 4,536%.

Más noticias en Política y Sociedad