Público
Público

Informe revela nuevos casos de deformidades en las manos en trabajadores de granja

Reuters

Por Genevra Pittman

Un nuevo informe describe doscasos de trabajadores de granjas que desarrollaron unainflamación crónica de los nudillos, un signo característico deuna enfermedad rara de la piel llamada paquidermodactilia.

Un equipo de la Facultad de Medicina de Wake Forest, enWinston-Salem, Carolina del Norte, informó que la inflamaciónarticular, el dolor, la picazón y el calor que ambos pacientessentían en las manos se debía posiblemente a las lesionesreiteradas en la piel y los cambios cutáneos que les causaron.

"Aunque no se han informado muchos casos, y lapaquidermodactilia es rara, pienso que otros trabajadores degranjas también tendrían esta enfermedad a pesar de utilizarmedidas de protección, como guantes", dijo la doctora RitaPichardo-Geisinger, dermatóloga y coautora del estudio.

La experta explicó que ambos casos se detectaron durante unestudio de enfermedades de la piel sobre más de 500 inmigranteslatinos que trabajaban en granjas de la zona oeste de Carolinadel Norte.

El trabajo de ambos hombres consistía en atrapar entre cincoy siete pollos a la vez con cada mano para colocarlos en jaulasy trasladarlos a las plantas de procesamiento y en colocar a losanimales en ganchos de metal de cintas transportadoras, segúnexplican los autores en Archives of Dermatology.

Para ambas funciones se realizan movimientos manualesreiterados y rápidos (un trabajador debe colgar un pollo cadados segundos en la cinta transportadora, por ejemplo) durantevarias horas.

Los dos hombres con paquidermodactilia dijeron que lainflamación de los dedos les impedía realizar adecuadamente sutrabajo y otras tareas cotidianas. Además del dolor y la picazónde las manos, los dos sentían dolor en las muñecas y loshombros.

Y la mayoría de los síntomas disminuyeron en ambos con unpar de días sin trabajar, aunque la inflamación no desapareció.

Pichardo-Geisinger aseguró que la paquidermodactilia nosuele ser dolorosa, aunque ambos casos fueron la excepción.

La autora indicó que la enfermedad suele aparecer en loshombres jóvenes, y en aquellos que sufren lesiones cutáneashabituales por su trabajo o que se frotan reiteradamente lasmanos por un trastorno obsesivo compulsivo.

"Es importante señalar que la paquidermodactilia en sólo dosde todos los trabajadores de granja estudiados indica que laenfermedad es rara", dijo un portavoz del Consejo Nacional deProductos Avícolas, una asociación comercial.

"Tampoco habría que sacar conclusiones sobre esa muestra tanpequeña, sobre todo porque se desconoce la causa de lapaquidermodactilia. Sin otra información médica de lostrabajadores y sus condiciones laborales, sacar conclusionessobre la causa de esta enfermedad dermatológica específica seríainfundado", agregó.

Un portavoz de la Asociación Estadounidense de Productos deGranja agregó: "La industria de los productos de granja buscapermanentemente mejorar la seguridad del ambiente laboral de losempleados".

Ambos voceros destacaron que las tasas de lesiones yenfermedades en las instalaciones de procesamiento de pollosdisminuyeron un 73 por ciento entre 1994 y el 2010, segúninformación de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Pichardo-Geisinger señaló que el uso de guantes y larotación de los trabajos ayudan a prevenir la paquidermodactiliay alivian los síntomas en quienes ya la padecen.

"Pero la inflamación por los cambios tisularescompensatorios persiste. El pronóstico a largo plazo es ladeformación de las manos y la incapacidad de trabajar y realizarlas tareas cotidianas", finalizó la experta.

FUENTE: Archives of Dermatology, online 21 de mayo del 2012

Más noticias de Política y Sociedad