Público
Público

Inglaterra, tras la estela de la roja

Goleó a Croacia y se mete en el Mundial tras ganarlo todo

GONZALO CABEZA

Los malos estudiantes apuran siempre hasta los últimos días para aplicarse en la tarea. Pasan el año remoloneando, confiando en que el día que se pongan todo viajará sobre ruedas y el tiempo malgastado no contará en el balance final. Algunas de las grandes selecciones europeas se han comportado igual que esos malos estudiantes. Confiadas en que el nombre o el talento les llevaría a Suráfrica sin despeinarse y pasaron los primeros días viéndolas venir. Ahora llega la reválida, los exámenes finales que pueden dar un billete al Mundial. Es la cuenta atrás, las últimas posibilidades para no tener que ver el gran campeonato desde casa, frustrado, pensando lo que pudo ser y no fue. Inglaterra, Holanda y España ya han cumplido.

Domenech ha encontrado un rival que le supera. Es posible que no lo pensase cuando las bolas salieron del bombo, pero la realidad ha mostrado que Serbia está, cuando menos, a su nivel. Francia tiene mayor facilidad para sacar las cosas adelante, pero los balcánicos son más minuciosos y sólo se han dejado puntos en sus encuentros contra los galos. En la ida perdieron y ayer, en un precioso partido con muchas alternativas y ocasiones, entregó un empate (1-1). Francia, sin embargo, ha dejado puntos en casi todas las curvas del camino y ahora encuentra que sólo una inmensa suerte puede darles el pase directo. Necesitan ganar sus dos partidos y que los serbios pinchen contra Rumanía o Lituania. En cualquier caso, Francia tiene casi amarrada la repesca.

A los ingleses aún les escuece la ausencia en la última Eurocopa. El fútbol visto sin pasión tiene menos gracia y eso no se olvida fácilmente. Por eso los británicos se han impuesto un ritmo frenético para dejar fuera del tapete cualquier duda o temor. La victoria de ayer fue contundente, Croacia era segunda de grupo y viajó a casa con un 5-1 en contra en una victoria conseguida por la aristocracia futbolística inglesa, Lampard y Gerrard marcaron a pares y Rooney culminó la goleada. Su historial en el camino a Suráfrica es impoluto: ocho victorias en otros tantos partidos.

Italia puede no jugar bien al fútbol, pero es especialista en ganar. Esos dos sucesos, incompatibles en la mayoría de situaciones, son el pulso histórico de la selección transalpina. Ayer tenían que vencer si no querían meterse en problemas, y lo hicieron. Ganaron 2-0 con solvencia, un gol tempranero, otro antes de que termine el primer tiempo y después, dormir el partido. Suficiente para alejar un poco más a Irlanda, que estaba a sólo un punto con un partido más y ayer no jugaba. Ahora, con cuatro por encima, sólo una carambola les puede arrebatar el Mundial.

Los portugueses daban por perdida la clasificación directa y rezaban por la repesca. Los partidos de ayer no dejan ninguna certeza, pero los vientos siguen soplando en contra de los lusos. La victoria sobre Hungría (0-1) con un gol de Pepe que redunda en la falta de pólvora de Portugal, les permite igualar a los magiares en la clasificación. Tienen que volver a jugar contra ellos, pero Suecia y Dinamarca siguen por encima. Los daneses ayer tenían la oportunidad de rozar el Mundial (se hubiesen colocado a cinco puntos de Suecia a falta de seis por disputarse), pero dejarse empatar por Albania puede tener consecuencias funestas para ellos. Los suecos sí ganaron y ahora miran el partido contra sus vecinos con una ambición que no esperaban, la de poder tener un billete directo a Suráfrica.

Rusia y Alemania ganaron sus partidos con autoridad y ya tienen marcado en su calendario, el día 10 de octubre. Se enfrentarán en Moscú y el que gane se pondrá líder del grupo y tendrá la clasificación en su mano. El otro equipo se tendrá que enfrentar a la repesca.

Más noticias