Público
Público

Un instituto de Pozuelo impide a una niña asistir a clase con un pañuelo islámico

EFE

Una niña española de religión musulmana y de origen marroquí espera sola desde hace 20 días en una sala del IES Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid) a que se le permita asistir normalmente a clase, en tanto que su padre ha anunciado que está dispuesto a recurrir a la Justicia.

Delgada, morena y de mediana estatura, Najwa, de 16 años, permanece a diario sola en una sala, después de que el Consejo Escolar acordase impedirla asistir a clase ante su negativa a quitarse el pañuelo que cubre su cabeza.

El padre de la niña, Mohamed Malha, presidente del Centro Cultural Islámico de Pozuelo de Alarcón ha manifestado que la niña está "indignada" por lo que sucede y entrando "en una depresión", al tiempo que ha asegurado que el pañuelo lo lleva por decisión propia, pese a las recomendaciones de su familia.

Malha asegura que el director del Instituto ha querido aplicar un reglamento de régimen interno que impide el uso en el interior del centro de gorras u otra prenda que cubra la cabeza.

La niña tomó la decisión de ponerse el Hijab (tradicional pañuelo musulmán) en el mes de febrero, cuando así se lo comunicó a su madre que no la pudo persuadir de lo contrario como venía haciendo desde que cumplió 13 años, asegura Mohamed Malha.

Este marroquí nacionalizado español y que lleva 24 años residiendo en Madrid, a donde llegó desde Tánger, define a su hija, la mayor de cuatro hermanos, como una buena estudiante y perfectamente integrada con sus compañeros de 4º de la ESO que le han mostrado su solidaridad, al igual que muchos profesores.

El también presidente del Centro Cultural Islámico de Pozuelo, localidad del noroeste de Madrid donde calcula que hay escolarizados unos 400 musulmanes, añade que, si no se permite a su hija asistir a clases con el pañuelo, emprenderá acciones legales porque no hay ley que lo impida y se está violando el derecho de su hija a la educación.

Mohamed asegura que el centro se ha negado a colocar una foto del equipo de hockey en la que aparece su hija con el pañuelo islámico e incluso se ha impedido a un niño con quimioterapia a que cubra su cabeza con una gorra.

La niña lleva, según su progenitor, dos meses sin estudiar y se la ha examinado en solitario en la sala donde se encuentra y a donde le hacen llegar sus compañeros los apuntes.

El caso ha sido puesto en conocimiento del subdirector general de Coordinación y Promoción de la Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia, Juan Ferreiro, y el padre de Najwa ha presentado un recurso ante el Ministerio de Educación, según informa éste.

Tras jugar unos minutos al baloncesto en el polideportivo escolar, la niña ha abandonado hoy el centro arropada por algunas de sus compañeras que han manifestado su solidaridad y han asegurado que el próximo lunes día 19 acudirán todos con la cabeza cubierta.

El IES Camilo José Cela ha hecho público un comunicado en el que señala que "el artículo 32 del Reglamento de Régimen Interior del Centro expresa: 'En el interior del edificio no se permitirá el uso de gorras ni de ninguna otra prenda que cubra la cabeza".

El Consejo Escolar, que es el órgano competente,"manifestó que el reglamento debe ser aplicado", aunque "recibidas propuestas de modificación de este artículo, se va a reunir de nuevo" para votarlas.

Tras indicar el comunicado que "se ha consultado a instancias superiores", se añade que se está "a la espera de una respuesta escrita" y "en todo momento se ha respetado el derecho a la educación de la alumna".

A este respecto, compañeras de la menor han explicado que algunos profesores han acudido a dar clases a la niña en solitario, mientras que algunos profesores no han ocultado la existencia de posturas discrepantes en el Consejo Escolar que acordó, por mayoría, aplicar la norma.

"El director nos ha pedido que la llevemos a otro centro. Es una vergüenza", ha manifestado indignado Mohamed Malha que ha pedido "que se haga justicia con esta cría" que no ha cometido "ningún delito y que "durante un mes" pudo asistir a clase con la cabeza cubierta según la religión islámica.

Más noticias de Política y Sociedad