Público
Público

La inteligencia británica pudo haber hecho más para evitar el 7-J

Tenían fotos del líder de la célula terrorista desde 2001 pero no se le siguió por 'falta de recursos'

EFE

La falta de recursos humanos impidió que los servicios secretos británicos hicieran un seguimiento exhaustivo de Mohammed Sidique Khan, el líder de los atentados de Londres del 7 de julio del 2005 (7-J), señaló hoy un comité parlamentario.

En un informe sobre los ataques suicidas, en los que 56 personas murieron -cuatro de ellas los terroristas suicidas-, el Comité de Seguridad e Inteligencia de la Cámara de los Comunes indicó que el MI5 (servicio de contraespionaje) no indagó más en los antecedentes de Khan, si bien sabía que tenía vínculos con el terrorismo.

Según los diputados, el MI5 decidió no investigar en profundidad al líder del 7-J porque, además de falta de recursos, no creía que ese terrorista suicida supusiese una amenaza directa. En su texto, el segundo que elabora el comité sobre el 7-J, los diputados califican de 'asombroso' que el MI5 estuviera en condiciones de hacer una vigilancia 'razonable' a sólo uno de veinte sospechosos terroristas en el 2004.

Ante esta situación, el informe señala que los diputados no pueden criticar las decisiones del MI5 y la Policía basadas en la información y las prioridades que tenían en ese momento. 'Creemos que se puede entender y han sido razonables las decisiones tomadas en 2004 y 2005', añadió el documento, si bien no toda la información que contiene ha sido hecha pública.

La Policía británica tenía fotos de Khan ya en 2001 como sospechoso

El comité parlamentario solicitó, no obstante, una investigación sobre lo que los servicios secretos y la Policía sabían o no sabían del complot para atentar contra el transporte público en Londres. Los diputados resaltaron que, dada la información que el MI5 tenía sobre Khan, es, no obstante, 'sorprendente' que no hicieran un seguimiento más riguroso.

Entre otras cosas, el informe revela que un equipo de la Policía fotografió a Khan en 2001 como parte de una investigación sobre las actividades de sospechosos radicales.

En su primer informe sobre los ataques, divulgado en el 2006, el Comité de Seguridad e Inteligencia de la Cámara de los Comunes reveló que el MI5 conocía a dos de los cuatro terroristas que atentaron en Londres -Shehzad Tanweer y Mohammed Sidique Khan-, pero no los investigó debidamente.

Los cuatro terroristas del 7-J (tres de origen paquistaní, uno de procedencia jamaicana y todos musulmanes británicos) atentaron contra tres convoyes del Metro de Londres y un autobús urbano. Khan, de 30 años; Tanweer, de 22, y Jermaine Lindsay, de 19 años y único implicado de origen jamaicano, hicieron estallar sus 'mochilas-bomba' en tres vagones del metro. Por su parte, Hasib Hussain, de 18 años, detonó el cuarto artefacto en un autobús a su paso por Tavistock Square, cerca del Museo Británico.

Más noticias