Público
Público

Interior registra un ligero repunte de la criminalidad durante 2007

Sus estadísticas certifican un aumento de delitos contra las personas y agresiones sexuales

ÓSCAR LÓPEZ-FONSECA

Las estadísticas son frías, pero no engañan. España fue un poco más insegura en 2007. Así lo revelan las estadísticas oficiales del Ministerio del Interior remitidas por el Gobierno hace escasos días al Congreso en respuesta a una pregunta del diputado del PP Ignacio Cossidó y a las que ha tenido acceso Público.

Dichas cifras, referidas sólo a seis modalidades delictivas porque, según afirma el Ejecutivo en su respuesta, aún se está ultimando el nuevo Programa Estadístico de Seguridad, recoge que durante el pasado año aumentaron los delitos contra las personas, contra la libertad sexual, contra el patrimonio, los secuestros y los robos con violencia en domicilios. Por contra, se redujeron los robos con violencia o intimidación.

El caso más llamativo de este repunte se produce en los delitos contra las personas. En 2007 se denunciaron 69.110 casos de esta modalidad delictiva que incluye desde los asesinatos a las agresiones. Una cifra que supera los 67.027 registrados el año anterior, y que confirman el ascenso continuo de este tipo de delitos registrados en los últimos cuatro años. La propia documentación enviada por el Ejecutivo recoge en sus cuadros estadísticos que en 2004 se habían registrado 52.717 delitos contra las personas, que ascendieron a 63.973 al año siguiente.

La estadística de Interior –que incluye únicamente los datos de la Policía, la Guardia Civil y la Ertzaintza– recoge que los delitos contra el patrimonio ascendieron en 2007 a 692.615, una cifra que supera en poco más de 7.000 los conocidos el año anterior, pero bastante lejos de los 757.456 que se contabilizaron en 2004, el año del periodo que incluye el documento con mayor número de estos delitos. Algo similar ocurre con los delitos contra la libertad sexual. En 2007, el Ministerio tuvo contancia de 8.908, frente a las 8.522 del año anterior. Los secuestros fueron 201, cinco más que en 2006. Y los robos con violencia en domicilio, 3.480, veinticinco más que en el año anterior. Por contra, los robos con violencia o intimidación se quedaron en 71.628, cerca de 2.500 menos que en 2006.

Por comunidades autónomas, Andalucía encabeza el ranking en el número de delitos contra las personas, contra la libertad sexual y de secuestros (en este último, empatada con el País Vasco, con 47). Mientras que Madrid acapara el primer puesto en los otros tres delitos de los que se disponen datos: contra el patrimonio, robos con violencia en domicilios y robo con violencia o intimidación. De hecho, de esta última modalidad delictiva, esta comunidad acumula casi un tercio del total. Y ello pese a que registró 1.504 metros que durante 2006.

En el lado opuesto se encuentran las comunidades de Navarra y La Rioja. La primera registró el pasado año el menor número de robos con violencia o intimidación, de robo con violencia en domicilios y de delitos contra las personas. La Rioja, la que menos delitos contra la libertad sexual y contra el patrimonio. Esta última, además, no sufrió ningún secuestro, una circunstancia que compartió con Asturias.

Más noticias de Política y Sociedad