Público
Público

Los internacionales frenan la euforia

EFE

Cesc Fábregas, Albert Riera y Pablo Ibáñez, futbolistas internacionales de la selección española, han pedido que se frene la euforia tras los triunfos con buen juego ante Dinamarca y Suecia, y afirmaron que nadie debe decir que España va a ganar la Eurocopa 2008.

"Ni cuando perdimos en Suecia éramos tan malos ni ahora somos tan buenos", afirmó Riera resumiendo el sentir del vestuario después de sellar el pase a la Eurocopa con el triunfo del pasado sábado ante Suecia (3-0) en el estadio Santiago Bernabéu.

Pablo Ibáñez coincidió en su análisis. "Nunca se sabe si podemos ganar la Eurocopa, es difícil saber. Tenemos una gran selección pero hay que respetar a todas las que acudirán. Queda mucho camino por recorrer. Nosotros no tenemos euforia, estamos igual que siempre".

"Los jugadores siempre hemos confiado en la selección pero ha habido gente que no. A nosotros no nos afectaron las críticas, hemos sabido hacer un gran bloque y vamos de menos a más. Es importante ver que hemos encontrado un estilo de juego. Estamos bastante contentos y hay que seguir en esta línea", agregó.

La llegada de Riera a la selección ha coincidido con la aparición de un estilo de fútbol vistoso, con el cambio de sistema de Luis Aragonés. El centrocampista del Espanyol se mostró feliz pero a la vez cauto.

"Dinamarca era el partido que había que ganar para dejar encarrilada la clasificación a la Eurcopa y ante Suecia hemos dejado buen sabor de boca. Hemos jugado bien y más que nunca se confía en este grupo. Quedan muchos meses para la Eurocopa y ahora mismo no pasa por nuestras cabezas si seremos favoritos. Ahora, lo importante es salir a ganar a Irlanda", manifestó.

"Sabemos que el fútbol funciona así, esto cambia muy rápido y no puede ser pasar en días de un estado de ánimo a otro. Ni antes éramos tan malos cuando perdimos en Suecia ni ahora somos tan buenos. La verdad es que ha habido una progresión y es lo importante", añadió.

Cesc Fábregas fue el último internacional que compareció en una fugaz rueda de prensa, por la inmediata salida del autobús de la selección hacia el hotel Barajas donde comerán antes de partir a Las Palmas. Pese a su juventud, apela a la experiencia para saber interpretar el cambio de críticas a elogios.

"Llega un punto en el que la experiencia te hace ser más cauto, más inteligente. No se tenía que haber dramatizado tanto porque había buenos jugadores. Ahora se ha ganado bien los últimos partidos y tampoco se tiene que decir que España va a ganar la Eurocopa. Hay que ser cautos entre todos. Somos un buen equipo y no hay que poner expectativas altas ni bajas", afirmó.

Más noticias