Público
Público

"Internet es muy bueno para el cine"

El director Peter Greenaway carga contra quienes niegan el nuevo paradigma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En su salsa. Como una moto. Así estaba este viernes el cineasta Peter Greenaway (Gales, 1942) minutos antes de empezar su actuación en el Laboratorio de Electrónica Visual (LEV) de Gijón, festival organizado por el colectivo Datatrón 0x3F, que combina la música electrónica y las artes visuales. Y es que, a estas alturas de su carrera a nadie puede extrañarle demasiado que Greenaway se sienta más cómodo compartiendo cartel con Aphex Twin, mito viviente de la electrónica underground que pondrá hoy patas abajo el teatro de la Laboral, que con cualquier cineasta de su generación.

Es lo que tiene ser un gurú de las nuevas tecnologías. '¿Cuántas veces tengo que decirlo? El cine ha muerto. Murió cuando se inventó el mando a distancia', dijo para arrancar. 'Hay que subirse a la ola de la revolución digital para reinventar el modo de contar historias con imágenes. ¿Quién coño quiere estar sentado en una sala oscura mirando a una pantalla fija como un pasmarote? Por Dios, no somos animales. El espectador como sujeto pasivo es parte del pasado. La pantalla unidireccional... El futuro está en la interactividad y en los eventos multimedia', dice antes de disertar sobre su actuación.

'Actuar como VJ, pinchar imágenes en una pantalla táctil, en 360 grados, me permite interactuar con el público. Poner en marcha la danza del sudor. Es sólo una de las múltiples estrategias que se pueden seguir en esta nueva era digital de reinvención del cine'. Con este discurso no es raro que Greenaway no sea sólo uno de los pocos cineastas del mundo que celebran la supuesta muerte del cine, sino que no cree que Internet sea el asesino: sería más bien el socorrista que puede hacerle el boca a boca a un invento que empieza a tener achaques propios de su edad, más de cien años.

'Internet es bueno para el cine. Muy bueno. Ha abierto todo un abanico de posibilidades visuales', cuenta justo antes de coger aire para volver a cargar contra el modelo imperante. 'Las dos sagas cinematográficas de más éxito de los últimos años Harry Potter y El señor de los anillos no son películas, son traslaciones a la pantalla de dos libros industriales. Puro texto. ¿Qué tipo de arte visual es ese? El cine es un medio narrativo muy pobre. Y lo sabe. Por eso recurre a los libros para contar historias', explica con talante guerrero.

Entonces, se queda mirando al periodista y empieza su particular interrogatorio de policía tecnológico. '¿Por qué escribes con bolígrafo y papel? ¿No tienes ordenador? Los periodistas escritos no estáis preparados para la revolución digital y visual. Se os está llevando por delante. Sois unos iletrados visuales. Que tengáis ojos no significa que sepáis mirar. La palabra escrita está acabada. Los periodistas escritos estáis acabados. Como los directores de cine que se limitan a ilustrar libros', y traca final.