Público
Público

El invierno causaría más depresión posparto

Reuters

Por Genevra Pittman

Las mujeres que tienen a susbebés en otoño o invierno serían más propensas a desarrollardepresión posparto que las que dan a luz en primavera.

El equipo de la doctora Sara Sylven, de la Universidad deUppsala en Suecia, asegura que la variación estacional en elnivel de luz diurna altera las vías químicas cerebrales de ladepresión.

A diferencia de la mayoría de los países, Suecia tiene unamayor diferencia de la cantidad de luz diurna en el invierno yel verano. Por eso, el efecto estacional en la depresiónposparto sería más evidente en ese país.

Aun así, Sylven opinó que hay que controlar los síntomas dedepresión en todas las mujeres que tienen un bebé en los mesesmás fríos y oscuros.

Jennifer Jewell, experta en esta cuestión de la Universityof Colorado en Denver, dijo: "Existe mucha confusión alrespecto, lo que indica que deberíamos saber más sobre lo queestamos tratando de descifrar".

El equipo de Sylven estudió a más de 2.000 mujeres quehabían tenido un bebé en su centro en un año. A los cinco días,las seis semanas y los seis meses después del parto, ellasrespondieron cuestionarios sobre síntomas de depresión y otrosfactores médicos y del estilo de vida.

Entre seis y 15 de cada 100 madres informaron síntomas dedepresión posparto, según el tiempo transcurrido desde elnacimiento y la estación en la que había ocurrido.

Tras considerar varios factores que podrían generar estrésmaterno, el equipo halló que las mujeres que habían tenido unbebé entre octubre y diciembre eran dos veces más propensas atener síntomas de depresión posparto que las que lo habíanhecho entre abril y junio.

El estudio, publicado en American Journal of Obstetrics &Gynecology, no prueba que tener un bebé en otoño o inviernocause depresión posparto, una relación que aún no se puedeexplicar.

"Creemos que algunas hormonas podrían variar durante elaño", dijo Sylven, quien explicó que en el invierno en Sueciahay poca luz diurna, por lo que también podría influir la faltade vitamina D.

Jewell dudó si los resultados podrían aplicarse a lasmujeres que viven en países más próximos al ecuador y convariaciones estacionales no tan drásticas en la cantidad de luzdiurna. Para comprobar la universalidad de esta relación,deberían combinarse datos de mujeres de distintos países.

FUENTE: American Journal of Obstetrics & Gynecology, online24 de marzo del 2011

Más noticias de Política y Sociedad