Público
Público

"Irán tiene derecho a la energía nuclear pacífica"

Según John Kerry, candidato demócrata a la Casa Blanca en 2004

EFE

El presidente del comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, John Kerry, ha reconocido el derecho de Irán al enriquecimiento de uranio, aunque sólo en el marco de un programa nuclear de tipo civil.

En unas declaraciones al diario Financial Times, Kerry, que fue candidato demócrata a la Casa Blanca en 2004, califica de "ridícula" la exigencia del anterior gobierno de George W. Bush de impedir a Teherán ese proceso.

"Todo eso no era más que diplomacia ampulosa, energía desperdiciada. Lo único que se consiguió fue endurecer las posturas", afirma el político demócrata y añade que los iraníes "tienen derecho a la energía nuclear pacífica y al enriquecimiento tendente a tal fin".

Esos comentarios de Kerry se producen, explica el periódico, en medio del creciente nerviosismo israelí sobre la posición del Gobierno estadounidense de Barack Obama en relación con Teherán.

Estados Unidos ha advertido últimamente al Gobierno israelí contra la posible tentación de atacar las instalaciones nucleares de Irán, medida que, en opinión de Washington, sería contraproducente.

Pese a una resolución de marzo de 2006 del Consejo de Seguridad de la ONU que exigía a Irán suspender el programa de enriquecimiento de uranio, Teherán ha acelerado su programa nuclear y ha producido 1,3 toneladas de hexafluoruro de uranio enriquecido, más que suficiente, una vez procesado, para fabricar una bomba nuclear.

Según Kerry, dado el fracaso de los intentos del anterior gobierno de Bush de obligar a Teherán a aceptar "las líneas rojas" fijadas por Washington en el tema nuclear, Obama tiene que conseguir el apoyo de la comunidad internacional a una demanda que tenga posibilidades de prosperar.

Como mínimo, señala el político demócrata, hay que exigirle a Irán más información sobre la naturaleza exacta de su programa nuclear, que algunos en Occidente temen que tiene como único objetivo convertir a ese país en una potencia nuclear como lo es ya Israel.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que se enfrenta mañana a nuevas elecciones, es ardiente defensor del derecho de su país al enriquecimiento de uranio, pero prácticamente toda la clase política, y buena parte de la opinión pública, está de acuerdo en ese tema.

Más noticias de Política y Sociedad