Público
Público

Irán niega oficialmente el arresto de una presunta espía estadounidense

EFE

El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, negó hoy oficialmente que su país hubiera arrestado a una ciudadana estadounidense en la frontera con Armenia y Azerbaiyán, como anunció la semana pasada la Policía fronteriza de Irán.

En una información muy confusa y plagada de contracciones, un alto cargo de la fuerza encargada de vigilar las fronteras aseguró el sábado que la mujer, a la que se identificó como Hal Tayalan, era una espía enviada por Estados Unidos.

"Primero, ella nunca entró en Irán, fue una cuestión resuelta en el propio paso fronterizo", explicó Mehmanaparast durante su habitual rueda de prensa semanal.

"Las noticias que se han publicado carecen de importancia, no se trata de un hecho significativo, así que por ello no hay necesitad de un explicación oficial", agregó.

La información ya había sido negada el domingo por la televisión estatal, tras cinco días de noticias confusas y declaraciones contradictorias.

La primera información fue reseñada por la agencia de noticias local Fars, que el pasado jueves afirmó que una mujer de 55 años, identificada como Hal Tayalan y de nacionalidad estadounidense, había sido detenida cerca de la frontera con Armenia.

El medio, que citaba una fuente de seguridad no identificada, añadió que en su poder se había hallado equipamiento de espía, en particular una pequeña cámara incrustada en un diente, información que fue inmediatamente negada por la televisión estatal en árabe Al Alam, también con fuentes anónimas.

Según la cadena, simplemente la guardia fronteriza había retenido a la mujer al comprobar que carecía de visado y dio a entender que había pedido asilo político.

Sin embargo, el sábado, y en declaraciones divulgadas por la agencia de noticias local Isna, el general Ahmad Geravanad, subcomisario de fronteras, añadió más confusión al afirmar que la mujer fue arrestada en el paso de Jolfa, que separa Irán de Azerbaiyán.

Apenas 24 horas después, la televisión estatal también uso una fuente anónima para negar el arresto y retomar la versión dada por su cadena homóloga en árabe.

Irán y Estados Unidos rompieron sus relaciones diplomáticas durante la revolución de 1979, después de que un grupo de estudiantes asaltara la embajada norteamericana y retuviera a 52 personas durante 444 días.

En julio de 2009, las autoridades iraníes detuvieron a tres ciudadanos estadounidenses a los que acusó de entrada ilegal en el país y espionaje.

Dos de ellos, Joshua Fattal, de 27 años, y Shane Michael Bauer, de la misma edad, están en la cárcel de Evin desde entonces, a la espera de un juicio cuya primera sesión está prevista para el próximo 6 de febrero.

Su compañera, Sarah Shourd, de 31 años, que hacía senderismo con ellos en el Kurdistán iraquí cuando al parecer se perdieron y entraron por error en territorio iraní, fue puesta en libertad bajo fianza de medio millón de dólares el pasado septiembre.

También ella está pendiente de juicio, aunque previsiblemente no regresará Irán pese a la exigencia de las autoridades locales y será procesada en ausencia.

Más noticias de Política y Sociedad