Público
Público

Irán pide un cambio en la estructura del OIEA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El embajador de Irán ante el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Ali Asghar Sultaniyéh, ha pedido un cambio en la estructura del citado órgano de la ONU, ya que, en su opinión, la actual favorece la preeminencia de las grandes potencias.

En declaraciones divulgadas hoy por la prensa local, Sultaniyéh pidió una presencia mayor de los países en desarrollo para evitar lo que calificó como manipulaciones.

"La estructura de la junta de Gobernadores fue diseñada de tal manera que le permite a los estados occidentales acaparar la mayoría de los votos y eso le permite manipular las actividades de la agencia", argumentó el representante iraní.

"La composición sitúa en uno de los sillones permanentes a cada uno de los países más desarrollados de las distintas regiones y por eso diez países han conseguido impedir cualquier tipo de cambio", criticó.

Irán, junto a otros estados en vías de desarrollo, han apoyado una moción para que la Junta de Gobernadores se amplíe de 35 a 41 países, lo que daría a los estados de Oriente Medio un poder mayor, agregó.

La junta de Gobernadores aprobó el pasado viernes, con 25 votos a favor, tres en contra y seis abstenciones, una resolución de condena contra Irán por la falta de transparencia en la gestión de su programa nuclear.

La resolución, la primera desde 2006, condena también al régimen de los ayatolá por haber ocultado la construcción de una nueva planta de enriquecimiento de uranio cerca de la ciudad santa de Qom, al suroeste de Teherán.

Su existencia fue desvelada el pasado 25 de septiembre por el presidente norteamericano, Barack Obama, quien acusó a Irán de quebrar la confianza del mundo.

Aunque Teherán asegura que no violó la ley ya que informó al OIEA cuatro días antes del anuncio del mandatario estadounidense, la denuncia fue apoyada por el presidente del OIEA, Mohamad El Baradei.

El domingo, el Consejo de Ministros iraní agudizó el conflicto con la comunidad internacional -que le acusa de ocultar un programa nuclear militar secreto- al aprobar un proyecto de ley para la construcción de diez nuevas plantas de enriquecimiento de uranio.

El pasado 1 de octubre, ambas partes retomaron el diálogo en Ginebra, tras meses de interrupción.

Apenas dos semanas después, Rusia, Estados Unidos y Francia, ofrecieron un acuerdo a Teherán para enviar su uranio al 3,5 por ciento al exterior y recuperarlo tiempo después enriquecido al 19,5 por ciento para tratar de construir nuevas medidas de confianza, oferta que Irán en principio ha rechazado.

Horas antes, y en respuesta a la resolución adoptada el viernes por la Junta de Gobernadores, el Parlamento iraní pidió al Gobierno que reduzca el nivel de cooperación con el OIEA, como ya hizo en 2006.

Más noticias en Política y Sociedad