Público
Público

Irlanda y Reino Unido, reunidos por la crisis en el Ulster

Reuters

Los primeros ministros de Reino Unido e Irlanda comenzaron el martes un segundo día de conversaciones para salvar un acuerdo que mantenga unido el frágil gobierno compartido de Irlanda del Norte.

Gordon Brown y Brian Cowen volaron el lunes para ayudar a los partidos rivales norirlandeses, el Sinn Fein y el Partido Unionista Democrático (PUD), a superar una disputa sobre la transferencia de las competencias de justicia y policía de Londres a Belfast, la capital de la provincia.

"Están decididos a que se puedan realizar progresos", dijo una portavoz del británico Brown.

El proceso de paz en Irlanda del Norte ha sido alabado como un modelo en todo el mundo y una escalada de la disputa entre el Sinn Fein y el PUD sería un gran revés, sobre todo para Brown que este año afronta elecciones parlamentarias.

"La situación es grave, los asuntos no podrían ser más serios en términos del futuro de las propias instituciones", dijo el ministro de Exteriores irlandés, Micheal Martin, a la cadena de radio RTE.

Downing Street indicó que las conversaciones, que se prolongaron hasta la madrugada del martes, han sido francas y "difíciles".

"Fue duro pero los partidos se involucraron de buena fe. Hubo una discusión franca en una serie de asuntos", dijo la oficina de Brown.

"El primer ministro está reunido con el taoiseach (primer ministro irlandés) esta mañana, después habrá más reuniones con la dirección del Sinn Fein y el PUD esta mañana".

La decisión de los mandatarios de intervenir personalmente sugiere que la situación política en Belfast ha llegado cerca del límite.

El Sinn Fein, que quiere que Irlanda del Norte se convierta en parte de la República de Irlanda, demanda que la transferencia de los poderes policiales y judiciales se realice lo antes posible y ha acusado al PUD de estancamiento.

El PUD, que quiere que Irlanda del Norte continúe siendo parte de Reino Unido, niega que esté provocando un retraso.

Un acuerdo haría que Irlanda del Norte tenga su primer ministro de Justicia, uno de los grandes cambios desde los Acuerdos de Viernes Santo de 1998, que pusieron fin a casi tres décadas de violencia en la que murieron 3.600 personas.

El Sinn Fein, el brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA), un grupo rebelde que luchó por la secesión de la provincia de Londres y la unión a Dublín. Como parte de los acuerdos de Viernes Santo, el IRA ha entregado las armas.

Más noticias de Política y Sociedad