Público
Público

El irregular Barça de Pascual, a por su primera victoria lejos del Palau, frente al Pamesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ha pasado justo un mes desde que Dusko Ivanovic fuera destituido como técnico del AXA Barcelona, pero pocas cosas han cambiado desde entonces en el conjunto catalán, que sigue mostrando su juego sumamente irregular de la mano de Xavi Pascual, que todavía no sabe lo que es ganar como visitante desde que tomó las riendas del equipo.

Mañana, en la pista del Pamesa, el Barça tendrá una nueva oportunidad de imponerse a domicilio. Necesita ese triunfo más que nunca, porque tras arrojar por la borda su primera opción de clasificarse para los cuartos de final de la Euroliga ante el Lottomatica de Roma (68-63), un nuevo tropiezo en la ACB retornaría al conjunto azulgrana a las catacumbas de la depresión deportiva en las que ha estado instalado casi toda la temporada.

Otra debacle lejos del Palau minaría aún mas la confianza del equipo, que cuatro días después se jugará, en casa, todas sus opciones de seguir en la máxima competición continental ante uno de los 'cocos' de Europa, el CSKA moscovita.

El juego del Barça parece vivir permanentemente instalado en una montaña rusa. Da igual que sea Ivanovic o Pascual quienes dirijan desde la banda, aunque con éste último los jugadores se sientan más cómodos y libres para desarrollar sus cualidades.

De los siete partidos que el técnico catalán ha dirigido al equipo, el AXA Barcelona ha ganado cuatro y ha perdido tres. Las victorias, como siempre, en el Palau (Grupo Capitol Valladolid, Akasvayu Girona y Ricoh Manresa en la ACB y Unicaja en la Euroliga) y las derrotas lejos de él (Alta Gastión Fuenlabrada en Liga y Unicaja y Lottomatica en la máxima competición europea).

En ninguno de estos compromisos el Barça se ha mostrado como un equipo realmente fiable. Sin embargo, los azulgranas aún se mantiene vivos en dos frentes y de ellos depende seguir estándolo en esta recta final de la temporada.

Para lograr ese objetivo en la ACB, lo primero y más urgente, es ganar mañana en la Fonteta para seguir teniendo a tiro la segunda plaza, que ocupa el DKV Joventut con una victoria más que el Barcelona, y no perder comba con los perseguidores del líder, el Real Madrid.

Para ello, el conjunto que dirige Xavi Pascual, que cuenta con la plantilla al completo, se encomendará una vez más a su solvencia en defensa (tercer mejor equipo de la ACB) y su dominio del rebote defensivo (segundo de la competición en este apartado).

En ataque, como siempre, a vivir de la inspiración de los impredecibles Lakovic, Basile y compañía. Mal negocio cuando estos no tienen su día y al final han de ser los infravalorados Grimau y Trias los que saque las castañas del fuego al resto del equipo.