Público
Público

Islandia, a un paso de ser el socio número 28

Turquía, Croacia y Moldavia luchan también por entrar en la UE. ¿Es peor para los españoles que cada vez más países entren a formar parte de la UE?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Europa no es la Unión Europea, aunque el club de 27 países marque el ritmo de la política y economía del continente. Varios países han decidido, por propia convicción, no entrar a formar parte de la Unión. Otros aspiran a ello, pero no son por el momento bienvenidos.

En un tercer y reducidísimo grupo de países se encuentra Islandia, un país que atraviesa una grave crisis económica y cuyo Gobierno ha remitido esta semana al Parlamento la propuesta de adhesión. La estabilidad de la UE, garantizada por grandes economías como Alemania, Francia o el Reino Unido, seduce cada vez a más islandeses para prevenir que, en futuras crisis, su economía pague una factura de las más altas.

El comisario de Ampliación, Olli Rehn, aseguró recientemente que Islandia podría beneficiarse de una ampliación 'por la vía rápida', por su ya alta convergencia con la UE. Sin embargo, la estabilidad que busca Islandia no resulta tan atractiva para otros países que tradicionalmente se han opuesto a entrar a formar parte del club comunitario.

Noruega es el único país escandinavo que no forma parte de la UE. Es rico en recursos naturales el tercer exportador mundial de petróleoy sus ciudadanos prefieren ser europeos sin perder ni un ápice de independencia. Dos referéndums, en 1972 y 1994, dieron la victoria a los partidarios del no frente a los Gobiernos impulsores de las consultas.

Ahora, según afirma un portavoz del Ejecutivo a Público, 'una posible adhesión no es ni siquiera un tema de debate', ya que Noruega es parte del Espacio Económico Europeo a través de sus acuerdos en materia de libre comercio y forma parte de acuerdos comunitarios como Schengen, que garantiza el paso libre entre países, o Frontex, que vela por la seguridad en las fronteras europeas.

Al igual que Noruega, que basa su futuro en la pujanza económica y la diplomacia, Suiza asienta su poderío bancario en su neutralidad política y militar, que históricamente ha garantizado su independencia y margen de maniobra. Con un paro que sólo este año ha sobrepasado el 3% (en España es seis veces mayor), Suiza recela de toda pertenencia a instituciones internacionales que pueda imponerle leyes en temas sensibles como el secreto bancario.

En la actualidad, tres países disfrutan de la condición de candidatos. Se trata de Croacia, Moldavia y Turquía. El primero, con el que las negociaciones están ya muy avanzadas, podría entrar a formar parte del club comunitario en un par de años. La adhesión de Turquía inquieta a los líderes europeos, por sus 71 millones de habitantes, una mayoría de ellos musulmanes.

De entrar a formar parte de la UE, Turquía se convertiría en el segundo país en población y por lo tanto en poder de decisión tras Alemania. El Gobierno de Recep Tayip Erdogan cuenta, sin embargo, con un singular aliado: Barack Obama.