Público
Público

Israel advierte de que "no va a quedarse calladito" ante el informe de Naciones Unidas

Moviliza su potencia diplomática contra un texto que refleja los crímenes de guerra cometidos en la última ofensiva en Gaza.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Israel ha movilizado su potencia diplomática para impedir que el informe de la ONU, que le acusa de 'crímenes de guerra' en su última ofensiva en Gaza, llegue al Consejo de Seguridad, informaron fuentes oficiales del Ministerio israelí de Relaciones Exteriores.

'No vamos a quedarnos calladitos ante este informe, que es un grave peligro para los países democráticos porque les impide defenderse del terrorismo', explicaron las fuentes.

Israel intentará 'sensibilizar a la opinión pública mundial' y en particular a los estados democráticos de la importancia de rechazar un informe que 'otorga un premio al terrorismo', apuntaron.

'El objetivo es evitar un terreno resbaladizo que pudiera llevar a Israel ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya', aseguraron fuentes conocedoras de la iniciativa al diario 'Haaretz', que desveló la noticia.

Ayer, al presentar el documento, el Comité liderado por el jurista Richard Goldstone instó al Consejo de Seguridad de la ONU a obligar a Israel -y a las autoridades palestinas, a las que extendió la acusación de 'crímenes de guerra'- a lanzar investigaciones y procesar a los responsables de acciones criminales.

Israel cuenta con que los países árabes tratarán de llevar al asunto al Consejo de Seguridad, que podría a su vez elevarlo a La Haya y eventualmente derivar en órdenes internacionales de busca y captura para responsables israelíes involucrados en la ofensiva.

Aunque es improbable que se llegue a ese punto, la diplomacia israelí tratará de recabar apoyos sobre todo entre los países con mayor capacidad de influencia.

'Será una campaña legal y diplomática larga. Involucraremos a nuestros amigos a lo largo del mundo, especialmente EEUU, para prevenir el aislamiento de Israel', agregan las fuentes.

El Estado judío centrará su labor diplomática en los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EEUU, Francia, Gran Bretaña, Rusia y China), y también dará prioridad a los miembros de la Unión Europea, por su influencia en el Consejo de Derechos Humanos.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu; el jefe de la diplomacia, Avigdor Lieberman; el presidente, Simón Peres; y el ministro de Defensa, Ehud Barak, telefonearán a muchos de sus homólogos en el mundo para defender que el informe es parcial y que sienta un precedente que hará difícil a los distintos países defenderse del terrorismo, apunta 'Haaretz'.

Anoche, un equipo liderado por un asesor legal del Ministerio de Asuntos Exteriores e integrado por representantes del de Justicia y de la fiscalía militar presentó un análisis preliminar del informe a Netanyahu y a Lieberman.

Después, el jefe de Gobierno mantuvo consultas sobre los resultados del informe, que analiza los 23 días de ofensiva 'Plomo Fundido', en diciembre y enero, que causó la muerte de unos 1.400 palestinos, en su mayoría civiles y más de una quinta parte de ellos menores, según recuentos hospitalarios locales y de ONG israelíes, palestinas e internacionales.

Más noticias en Política y Sociedad