Público
Público

Israel alivia el bloqueo palestino por la presión externa

La retirada de controles militares permite una libertad de movimiento inédita en nueve años

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

La presión de la comunidad internacional, especialmente de Estados Unidos, ha obligado a Israel a levantar varios controles militares en Cisjordania, lo que está permitiendo un movimiento más o menos libre entre ciertas comunidades palestinas por primera vez desde que se iniciara la segunda Intifada, en septiembre de 2000.

La situación ha cambiado en algunas zonas, como la ciudad de Nablus, donde este fin de semana se asistió a un hecho sorprendente e insólito desde hace años: los palestinos del norte de Cisjordania pudieron entrar con su propio vehículo a la mayor ciudad de la región sin ser molestados por los soldados.

Pero en medios políticos palestinos se califica de "maquillaje" una situación que se observa con recelo. "Creemos que Israel está nervioso y trata de responder así a la petición de la Administración de Barack Obama de aclarar por qué no está cumpliendo con lo estipulado en la Hoja de Ruta", dijeron esas fuentes a Público.

El Gobierno estadounidense dio a Israel un plazo que expira a principios de julio para aclarar por qué no alivia la situación humanitaria de los civiles de Cisjordania cuando hace mucho tiempo que no se cometen atentados y la Policía del presidente Mahmud Abás detiene sistemáticamente a milicianos de Hamás.

El Ejército israelí ha divulgado que se han eliminado la mayor parte de los controles que había en Cisjordania, un dato que los palestinos consideran "engañoso", puesto que la infraestructura y los bloques de cemento se mantienen en los mismos lugares y los militares se establecen allí cuando lo consideran oportuno.

El Ejército también dice que los palestinos ahora pueden circular libremente entre el norte y el sur de Cisjordania, pero los palestinos manifiestan que esto tampoco es correcto ya que el control llamado El Contenedor situado entre Belén y Abu Dis funciona como un cuello de botella y sigue operando como antes.

Es cierto que algunos controles se han eliminado y esto permite una circulación más libre de personas y vehículos. La población de la pequeña ciudad de Jericó, por ejemplo, puede entrar y salir sin restricciones.

Los palestinos, sin embargo, denuncian que en algunos casos el levantamiento de los controles apenas ha durado algunas horas. Citan como ejemplo uno de los puestos que hay entre Ramala y Nablus, que sólo se eliminó durante 24 horas y ya vuelve a operar como lo hacía antes.

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas señala que no se han eliminado tantos controles como dice el Ejército y recuerda que en toda Cisjordania, que tiene una extensión de casi 6.000 kilómetros cuadrados, existen 630 "restricciones de movimiento".

Más noticias de Política y Sociedad