Público
Público

Israel apuesta por Romney

Netanyahu no ha tenido reparos en mostrar abiertamente su apoyo al candidato republicano, que está absolutamente entregado a la causa sionista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el último debate de Barack Obama y Mitt Romney, consagrado a política exterior, los territorios ocupados palestinos no se mencionaron en ninguna ocasión, mientras que la palabra 'Israel' salió 34 veces. Uno y otro compitieron por pronunciarla más veces, lo que da una idea de la actitud de los dos candidatos con respecto a Oriente Próximo, subraya Efraim Davidi, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Tel Aviv.

'Las estrechas relaciones entre los dos países no cambiarán ocurra lo que ocurra el 6 de noviembre. Las diferencias entre Obama y Romney respecto a Oriente Próximo son como las que hay entre la Coca-Cola y la Pepsi-Cola, son diferencias mínimas. Ninguno de los dos está dispuesto a cambiar las relaciones con Israel en los aspectos más importantes, como son Irán, la ocupación y las colonias judías. Ciertamente hay una diferencia de tonos entre demócratas y republicanos, pero en esencia la posición con respecto a Oriente Próximo es la misma', explica Davidi.

'Las diferencias entre Obama y Romney respecto a Oriente Próximo son mínimas'

El profesor de Tel Aviv admite que existen 'razones ideológicas' para explicar la cercanía física entre Romney y el primer ministro Binyamin Netanyahu, quien el verano pasado dio una bofetada a Obama invitando a Romney a Israel y tratándolo con un lenguaje verbal y corporal mucho más cálido, lejano del frío y tenso lenguaje que ha ofrecido a Obama en los distintos encuentros que han mantenido en el salón oval de la Casa Blanca.

'Netanyahu tiene motivos de orden ideológico para apoyar a Romney. De entrada, también es ciudadano norteamericano. Allí creció y allí estudió, y desde joven apoyó al partido republicano. El partido republicano siempre ha sido más belicista que el demócrata y Netanyahu también; además, cree que obtendrá mayor apoyo de los republicanos y de los sectores derechistas del partido de Romney', dice Davidi.

Un estudio publicado hace apenas unos días por el diario Haaretz de Tel Aviv descubre que quienes más dinero están aportando a la campaña de Romney son los mismos que aportan dinero a Netanyahu. Davidi destaca a Sheldon Adelson, el principal contribuyente a la campaña de Romney. 'Adelson gana dinero con las miserias y las pobrezas de la gente, es un criminal, y en Israel ha fundado un diario gratuito de gran difusión para apoyar la política republicana y a Netanyahu'.

'Netanyahu tiene motivos de orden ideológico para apoyar a Romney'

Hay grupos que temen que durante un segundo mandato Obama apriete las tuercas a Israel, pero el profesor Davidi no comparte esa opinión. 'No creo que lo que no se ha hecho en el primer mandato se haga en el segundo'. Lo cierto es que Obama no ha dado ninguna indicación de que su política vaya a cambiar si gana el 6 de noviembre, así que la expansión colonial judía seguirá adelante con toda seguridad y en Washington lo permitirán.

Ofer Cassif, que también es profesor de Ciencias Políticas, pero en la Universidad Hebrea de Jerusalén, cree que Romney y Netanyahu comparten la misma ideología, y además ve en el dinero un vínculo importante, y aquí no solo aparece Adelson sino también la dirección del AIPAC, que es el lobby judío de Estados Unidos, un grupo muy conservador que se alinea con estos dos políticos.

En su opinión, es necesario comprender que los planes de Netanyahu para la Cisjordania ocupada son muy ambiciosos y el líder israelí cree que todo será más fácil si va de la mano de un político como Romney, que está absolutamente entregado a la causa sionista, más incluso que Obama. 'Romney es mucho peor, pero debe quedar claro que Obama no ha hecho nada aquí, y además su comportamiento en Afganistán, Irán e Irak ha sido similar al de los republicanos. Netanyahu habla mal de Obama y no ha tenido ningún problema en decir explícitamente que apoya a Romney, algo que los líderes israelíes del pasado acostumbraban a evitar', comenta Cassif.

'Para Israel es preferible un presidente que no haga nada a otro que haga algo'

Históricamente, la mayoría de los judíos de Estados Unidos han votado al candidato demócrata y esto no parece que vaya a cambiar. Ahora bien, eso no quita que el candidato republicano cuente con más apoyo económico de los más ricos de la comunidad judía. 'El AIPAC es una organización de derechas cuyos líderes representan a los judíos más ricos y a las clases dominantes, que votarán a Romney como los demás ricos, sean judíos, musulmanes, cristianos o ateos. El voto judío se irá con Obama pero el dinero se va con Romney', dice Cassif.

En los círculos progresistas israelíes se cree que el próximo presidente de Estados Unidos se cuidará mucho de involucrarse en el conflicto de Israel con los palestinos. Netanyahu ha dejado claro que Israel no va a permitir que Estados Unidos o Europa se impliquen. 'Para Israel es preferible un presidente que no haga nada a otro que haga algo', sentencia Cassif.

Más noticias en Política y Sociedad