Público
Público

Jaguar y Land Rover, marcas de tradición automovilística británica, pasan a manos indias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jaguar y Land Rover, el playboy y el chico para todo, ambas orgullo otrora de la industria automovilística del Reino Unido, pasan hoy a manos de un conglomerado industrial de una ex colonia de este país, el grupo indio Tata.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la industria del motor del Reino Unido, que se había dedicado los años anteriores a fabricar municiones para hacer frente a la Alemania hitleriana, volvió a producir automóviles.

En Coventry, ciudad que había sufrido duramente los bombardeos de la aviación alemana, donde antes de la guerra, en 1935, la empresa Swallow Sidecar and Coach Company había fabricado el SS Jaguar, su fundador decidió que Jaguar sonaba mejor como marca que SS Cars con las inequívocas connotaciones nazis de esa doble ese.

La historia del Jaguar se remonta en realidad a 1922, cuando William Lyons fundó su primera empresa, la Swallow Side Company, basada en Blackpool (noroeste de Inglaterra), dedicada a la fabricación de sidecar para motos.

En 1926, la empresa adoptó el nombre de Swallow Sidecar and Coach Building Company, y, aparte de su producción anterior, comenzó a fabricar chasis para otros.

Dos años más tarde, la producción se trasladó a Coventry, donde a partir de 1931 Lyons comenzó a fabricar sus propios automóviles, bautizados SS1 y SS2.

En 1935 empezaron a salir de las cadenas de montaje los primeros Jaguar: el SS Jaguar Saloon, de litro y medio, y el de dos litros y medio. Ese mismo año se lanzaron dos coches deportivos, el SS90 y el SS100, a los que se sumaría el SS Jaguar Saloon de tres litros y medio en 1937.

Tras el paréntesis de la Segunda Guerra Mundial, Lyons decidió rebautizar su compañía Jaguar Cars y volvió a reanudar la producción de los modelos de antes de la guerra.

En 1952, la producción se trasladó a la nueva planta de Browns Lane Coventry, y durante los cincuenta la empresa fabricó los vehículos veloces y lujosos que se asocian con esa marca.

En 1961, Jaguar compró Daimler y al año siguiente lanzó uno de los modelos más famosos del mundo, el Jaguar tipo E, que siguió fabricando hasta 1974 y que en el 2004 encabezó la lista de los mejores deportivos de los años 60 de la revista Sports Car International.

En 1966, Jaguar se fusionó con la British Motor Company , dos años después volvió a hacerlo con Leyland, aunque volvería a recuperar su independencia en los 80, para finalmente ser comprada por Ford en 1989.

Land Rover no es un coche con el "glamour" de Rover, pero tiene también sus admiradores, entre los que el diario The Guardian cita a actores como Jack Nicholson o Michael Douglas e incluso al líder cubano Fidel Castro.

Desde su lanzamiento en 1948 en el Salón del Automóvil de Amsterdam, el Land Rover ha hecho de todo: ha servido de ambulancia, de coche de bomberos, de vehículo militar, ha hecho incluso las veces de plataforma hidráulica y sirvió de "papamóvil" para la visita que hizo al Reino Unido en 1982 el papa Juan Pablo II.

Land Rover fue además un pionero en el empleo de aluminio, obligado en su día por la escasez de acero en la inmediata posguerra, pero que utilizan ahora otros vehículos para reducir el peso y el consumo de combustible además de por su longevidad.

El primer Land Rover lo diseñó en 1947 en su granja de Gales Maurice Wilks, diseñador jefe de la empresa Rover, quien supuestamente se inspiró en un Jeep estadounidense de la Segunda Guerra Mundial.

La empresa Rover ha pertenecido sucesivamente a la British Leyland, a British Aerospace y a la alemana BMW.