Público
Público

Josep Maria Loza anuncia que deja la dirección general de Caixa Catalunya

EFE

El director general de Caixa Catalunya, Josep Maria Loza, ha anunciado hoy que deja este cargo durante la presentación de resultados, que ha celebrado hoy la caja en Barcelona.

"En el consejo de mañana presentaré mi dimisión, que se formalizará el 29 de febrero", ha señalado Loza, que llevaba nueve años en el cargo y que dejará su puesto antes de lo que establecen los plazos legales estipulados en la Ley de Cajas de la Generalitat.

En el acto en el que Loza ha hecho este anuncio no estaba presente el presidente de la entidad de ahorro, Narcís Serra, que ha alegado que no se encontraba hoy en Barcelona.

Loza llevaba nueve años en el cargo, tiene 58 años y hubiera podido seguir sin problemas en el cargo hasta los 65 años de edad, tal y como estipula la legislación de cajas.

El todavía director general ha insistido en que se trata de una decisión voluntaria y que él ya había comunicado a sus íntimos cuando tomó posesión en 1998 que "era un compromiso que asumía por diez años".

Loza ha aludido a razones personales y familiares "y si bien me hubiera gustado estar hasta la asamblea, un año tan complicado como éste precisa un director general que pueda empezar a tomar decisiones lo antes posible".

Loza no ha admitido preguntas sobre su decisión en la rueda de prensa y sólo ha dado leves explicaciones en un cóctel posterior, en el que ha aceptado que se trata de una situación anómala, "pero en mi casa también me dicen que soy raro".

El todavía director general se ha limitado a señalar que "después de 36 años en la caja -Loza había hecho toda su carrera en la entidad- ya el año pasado tuve una conversación con el presidente de la Diputación, Celestino Corbacho, exponiendo que en 2008 sería bueno que dejase la dirección de la caja".

"El tema se aplazó por el momento, pero después de Navidad le volví a hacer la reflexión añadiendo que los tiempos que vienen requieren una visión temporal más amplia y que no sería positivo que yo me fuese en septiembre para que el relevo se hiciera cuanto antes", ha apuntado.

Loza ha explicado que previamente "también he informado al conseller de Economía de la Generalitat (Antoni Castells) y hace un mes llegamos al acuerdo definitivo".

Loza se va sin nombrar un sucesor como director general, nada que ver con lo que en su día han hecho otros directores generales salientes en entidades como Caixa Girona, Caixa Laietana o incluso la propia Caixa de Pensions, La Caixa.

El consejo de administración de Caixa Catalunya, que preside el ex vicepresidente del Gobierno Narcís Serra, se reunirá mañana para tratar estos temas.

A preguntas de la prensa, Loza se ha negado a comentar si en su decisión ha influido la relación que mantiene con Serra y que en medios financieros consultados por Efe se define como "tensa".

Desde que comenzó su actividad en la entidad bancaria, de hecho Loza había nacido en la propia portería de la entidad, había ido escalando posiciones hasta que en 1998 fue nombrado director general.

Un año más tarde fue el encargado de pilotar dos planes estratégicos para reestructurar y recuperar la rentabilidad de la caja catalana.

Tras lograr esos objetivos, en 2005 trazó su tercer plan de actuación, en el que su principal objetivo fue lograr un sitio dentro del mapa financiero español.

Más noticias de Política y Sociedad