Público
Público

Los jóvenes del ABT II exhiben su talento en España con lo mejor del clásico

EFE

La compañía joven del American Ballet Theatre, la ABT II, "la mejor del mundo" según su director artístico, Wes Chapman, ha traído a España, su única parada en Europa, "una dieta equilibrada", "desde el tutú" a Balanchine pasando por Jeremy Robbins, porque quería presumir de su talento con un repertorio para todos los gustos.

Chapman ha presentado hoy en Madrid, acompañado por los bailarines Brian Waldrep, April Giangeruso y Meaghan Hinkis, todos de 18 años, el programa con el que están de gira por España desde el día 30 y que interpretarán entre el 7 y el 9 de agosto en el Espacio Puerta del Ángel de los Veranos de la Villa de Madrid, de la que no le "asustan" nada la cantidad de obras que ha visto. "Vivo en Nueva York", ha subrayado como explicación.

"Muy cansado" tras actuar anoche en el Festival del Castell de Perelada (Gerona) -"en España empieza y termina todo muy tarde", se admira Chapman- el director del ABT II ha asegurado que es "sólo" un rumor que vaya hacerse cargo de la compañía principal -del que es coreógrafo residente Mikhail Baryshnikov- aunque admite que "si tiene que ser, será".

"No es una opción en este momento", ha precisado Chapman, que ha sido bailarín principal de la ABT y del Ballet de Munich y es Ballet Master y director artístico de la ABT II desde 2007.

"Quien vea las representaciones sabrá por qué estoy tan feliz haciendo lo que hago", ha propuesto el bailarín y coreógrafo, que ha explicado que a los 13 bailarines titulares que forman la compañía se les ha seleccionado por su técnica, porque son "atractivos", tienen "talento natural" y "buenos cuerpos".

"Podemos ser bastante quisquillosos en su selección pero es verdad que en estos años han salido de aquí algunos de los mejores bailarines del mundo", presume Chapman.

Sus miembros tienen entre 16 y 20 años, y son elegidos en Estados Unidos y en otros países a partir, por ejemplo, de su participación en el Grand Prix de Lausanne (Suiza).

El ganador de 2008, el brasileño Irlan Silva, es uno de los bailarines que participan en esta gira y el de este año, el portugués Telmo Moreira, ha sido ya contratado por la ABT II, que no sólo forma a los artistas y es la "cantera" del American Ballet Theatre, sino también una escuela de coreógrafos, precisa su director.

Al cumplir 20 años, si no son seleccionados por la ABT para su compañía principal -hay en ella 67 procedentes de la ABT II- tienen un periodo máximo de 2 años para buscar otro lugar.

"Los bailarines deben avanzar. Son como gimnastas que van superando niveles. Creo que ahora son infinitamente mejores que cuando nosotros cuando empezábamos", ha subrayado con "melancolía".

El programa que interpretan en España incluye piezas del repertorio clásico como el "Allegro brillante" de Balanchine y los pas de deux más tradicionales: los de "El Corsario", "Don Quijote" y el adagio del segundo acto de "El Lago de los Cisnes".

Además incluye piezas contemporáneas como "Bárbara", una coreografía en la que han colaborado los propios bailarines del ABT II, e "Interplay", de Jerome Robbins.

Giangeruso, Hinkis y Waldrep aseguran que su "máxima aspiración, su sueño" es entrar en la ABT y que a ello dedican todas sus energías desde que empezaron a bailar: ellas a los 4 años, la edad "normal" en Estados Unidos, y Waldrep a los 9 años, "porque aún hay prejuicios que no se han superado sobre la danza", apunta Chapman.

Chapman ha subrayado que la muerte del bailarín y coreógrafo Merce Cunningham -fallecido el pasado 26 de julio a los 90 años- ha provocado "un gran impacto en todos, pero sobre todo en Estados Unidos" y ha resaltado su "modernidad" y su deseo de seguir investigando a una edad a la que otros "ya hace mucho que se han quedado estancados".

Más noticias de Política y Sociedad