Público
Público

Los judíos usarán pistolas láser para matar insectos y cumplir con sus leyes de alimentación

Su religión prohíbe el consumo de bichos, por lo que las armas evitarán que acaben por error en el estomago de algún practicante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejo rabínico de la ciudad israelí de Tiberíades dará pistolas láser a los supervisores del cumplimiento de las leyes judías de alimentación para que maten los insectos (cuyo consumo prohíbe esa religión) que pudieran mezclarse con la comida.

La edición digital del diario Yediot Aharonot da cuenta hoy de esta decisión, aprobada con vistas al verano, cuando aumenta el riesgo de que algún pequeño bicho acabe por error en el estómago de un judío observante.

Diseñadas por científicos estadounidenses, las pistolas en cuestión fulminan al bicho por medio de un rayo láser, sin dañar a los humanos que se encuentran alrededor.

En Tiberíades, a orillas del Mar de la Galilea, tendrá que llevarlas cada encargado de supervisar el cumplimiento de las leyes judías de alimentación, contratados por las cafeterías y restaurantes que quieren probar a sus clientes por medio de un certificado rabínico que sirven sólo comida kosher. Los propietarios de estos establecimientos sufragaron la compra de las armas láser.

'Actualmente estamos haciendo pruebas para testar el funcionamiento (de las pistolas). La mayoría de la gente no está al tanto de que comer insectos es tan malo como comer cerdo y que, por lo tanto, está estrictamente prohibido', explica el rabino Rafael Cohen, del departamento de kashrut del Ayuntamiento de Tiberíades.

La ingesta de insectos está claramente proscrita en la religión hebrea, por lo que algunos judíos religiosos evitan comer algunos tipos de verduras para evitar accidentes. Cohen espera que los nuevos artefactos 'ayuden a resolver el problema'.

'De momento todos los negocios al aire libre están obligados a cerrar antes en el día para evitar el problemas de los insectos voladores', apunta el rabino.

Más noticias en Política y Sociedad