Público
Público

Los jueces culpan a la Policía del error en la libertad del agresor de Moreno

Interior investiga quién permitió a Astrit Bushi abandonar un juzgado por su propio pie

ÓSCAR LÓPEZ FONSECA / PATRICIA RAFAEL

La errónea puesta en libertad el pasado 31 de marzo de Astrit Bushi, un delincuente de origen albanés acusado, entre otros delitos, de la agresión al productor de televisión José Luis Moreno, ya tiene culpable. Al menos, para los jueces.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) emitió ayer un comunicado en el que señala implícitamente a los policías que lo custodiaban en la sede de los juzgados de Alcobendas (Madrid), de donde salió en libertad, como únicos responsables de la misma.

Según esta nota, Bushi acudió el pasado martes 31 de marzo a declarar al Juzgado de Primera Instancia número 3 de Alcobendas para ser interrogado por su presunta participación en el robo de un chalé de esta localidad, un delito distinto a la agresión a Moreno.

"Astrit Buschi -se lee textualmente en la nota- declaró esposado y esposado salió de la Sala, escoltado por agentes de la Policía Nacional, que le condujeron a los calabozos para su inmediato reingreso en el centro penitenciario".

En su nota, el TSJM recalca que "la libertad de un preso debe producirse en el centro penitenciario que lo aloja, donde se cumplen los imprescindibles requisitos de identificación y donde se certifica el número de causas pendientes en su nombre. Sólo cuando se han cumplimentado estas necesarias e ineludibles exigencias, el preso es puesto en libertad".

Sin embargo, el delincuente albanés, al que reclaman en su país por dos homicidios y en España tiene una veintena de causas pendientes, nunca volvió a su celda de la prisión de Valdemoro.

Bushi salió por su propio pie de los juzgados de Alcobendas. Fuentes del Ministerio del Interior y de la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil rehusaron ayer responder a las acusaciones de los jueces, y se limitaron a asegurar a este diario que se había abierto una investigación interna para esclarecer los hechos. El TSJM también ha abierto unas "diligencias informativas".

Sin embargo, varias fuentes policiales consultadas por Público asumían ya ayer por la tarde que el fallo se había producido en la custodia del preso dentro de los juzgados, papel que corresponde, como apuntaba la nota del TSJM, al Cuerpo Nacional de Policía.

"El preso llevaba en la mano, como es habitual, el auto de libertad por los hechos por los que se le había interrogado y alguien interpretó erróneamente que eso significaba su inmediata puesta en libertad", aventuraban estas mismas fuentesUn auto que el juez de instrucción había redactado tras tomarle declaración y considerar que los datos que obraban en su poder sobre su supuesta participación en el robo (diferente al de Moreno) no justificaba su permanencia en prisión.

Al día siguiente, cuando aún desconocía que Bushi había sido puesto en libertad, el mismo magistrado remitió a la prisión de Valdemoro y a un juzgado de esta localidad el mandamiento de libertad. Fue el titular de este órgano, al recibir dicho documento, quien alertó a su colega de que el preso no había regresado a prisión.

Las diversas fuentes judiciales y penitenciarias consultadas por Público insisten en que el trámite judicial que ordena la puesta en libertad exige que esta se produzca desde prisión, donde se comprueba las causas que tiene pendiente, y destacan que, de hecho, Bushi había prestado declaración en el Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid por otro delito horas antes de hacerlo en el de Alcobendas.

No es la primera vez que Astrit Bushi aprovecha un error para salir en libertad. En 2007, cuando llevaba un año preso en España, fue puesto en libertad ante la imposibilidad de extraditarlo a Albania -que le reclamaba por varios delitos- porque las autoridades de este país no enviaron la documentación a tiempo. Semanas después, el delincuente cometía el asalto a la vivienda de José Luis Moreno junto a su banda.

Más noticias de Política y Sociedad