Público
Público

Karl Marx canta 'El Capital' en un musical chino

La obra maestra del alemán se estrenará en 2010, en mandarín, en el Centro de Artes Dramáticas de Shanghai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aunque el comunismo parece ya agua pasada en China, El Capital de Karl Marx sigue siendo de enseñanza obligatoria en las escuelas. Los estudios se concentran sobre todo en el primer volumen del libro, donde Marx desarrolla el concepto de plusvalía, la base de los sistemas de producción capitalistas que acaban con la explotación del proletariado y la lucha de clases. 150 años después de que Marx escribiera El Capital, augurando el fin del capitalismo, la idea de plusvalía se ha convertido en el argumento para un nuevo drama musical en China.

'Está claro que la idea surgió con la crisis financiera', explica Yang Shaolin, director del Centro de Artes Dramáticas de Shanghai, el organismo que prepara la puesta en escena de El Capital, cuya inauguración está prevista para agosto de 2010. 'La gente no para de hablar de la crisis, es un tema en boca de todos', dice Yang.

En China, sin embargo, la crisis no es el único empuje para intentar recuperar la obra de Marx en forma de musical, un género cada vez más de moda en el gigante asiático. En los últimos tres años, los teatros de Pekín y Shanghai estrenaron numerosos musicales de Broadway, desde Cats hasta Sonrisas y Lágrimas o Mamma Mia: éxitos de taquilla que, gracias a su contenido ameno, no suponen problemas graves con la censura oficial.

El pasado diciembre, Pekín anunció un plan para construir un nuevo Broadway chino, un complejo de 32 teatros con capacidad para 100 musicales, en el norte de la ciudad. 'Hemos de aprovechar esta época de mayor apertura, en el que el concepto de drama es cada vez más amplio', explica Yang, que asegura que la puesta en escena será moderna y a la vez realista.

Los protagonistas de la obra son los trabajadores de una empresa que, al darse cuenta de que son explotados, comprenderán por si mismos la idea marxista de plusvalía, pero reaccionarán de forma distinta. Unos querrán continuar siendo explotados, otros se sublevarán en motín y perderán su empleo y algunos optarán por negociar con el patrón.

Para analizar los diferentes puntos de vista entre jefes y empleados, el director del musical, He Nian, se inspirará en la estructura repetitiva de la película Rashomon (1950), de Akira Kurosawa. En el filme, el director de cine japonés muestra diferentes personajes narrando su punto de vista sobre un mismo incidente un asesinato ante el único testigo de los hechos.

Para revivir las teorías de Marx 'de forma trendy, interesante y didáctica', He Nian, conocido por sus comedias de artes marciales, informó de que incluirá efectos de animación y elementos típicos del teatro de Broadway y Las Vegas. Pero también aseguró que el musical contará con el asesoramiento de académicos, como el economista Zhang Jun, de la Universidad Fudan de Shanghai, para asegurar el rigor de contenido.

'El musical va dirigido al público joven' de entre 20 y 40 años, explica Yang Shaolin, 'porque tienen educación y son conscientes de su capacidad de consumo', añade. Tras décadas de comunismo seguidas de 30 años de capitalismo salvaje, la sociedad china empieza a cuestionarse el materialismo y a recuperar la espiritualidad. Algo que explica, por ejemplo, que la religión desde el cristianismo hasta el budismo tibetano esté de moda entre los jóvenes chinos.

'Karl Marx era un gran hombre, tenía una mente privilegiada', opina Pu Jia Yin, universitaria pekinesa de 22 años, miembro del Partido Comunista desde la escuela. Y resume así las ideas del economista alemán: 'Prometió a sus seguidores que era posible una sociedad comunista, en la que todos viviéramos felices: un bonito sueño'.