Público
Público

Karzai y Abdulá se dan por ganadores en Afganistán

Occidente pide prudencia, consciente de que las elecciones deben dar la sensación de transparencia para justificar su presencia militar

PÚBLICO.ES

No han pasado ni 24 horas de la celebración de los segundos comicios presidenciales en Afganistán y los dos principales candidatos, Hamid Karzai y Abdulá Abdulá se dan por ganadores. A priori no deberían tener datos ya que los primeros resultados parciales no llegarán hasta el sábado o el domingo.

Sin embargo, el portavoz de la campaña de Karzai, Sediq Sediqqi, dijo esta mañana que "nuestro candidato está en cabeza y está ganando", confirmando, según sus previsiones que no hará falta una segunda vuelta. Para que esto ocurriera, Karzai debería conseguir al menos el 50% de los votos.

En las últimas fechas, el presidente afgano ha estado intensificando los contactos con otros candidatos para buscar una alianza que impida esa segunda ronda. Pero su afán por seguir en el poder ha empezado a crear desconfianza en occidente ya que esos aliados no gozan de muy buena reputación . Karzai parece dispuesto a pactar con los señores de la guerra para seguir al frente del país, a pesar de las concesiones sociales y a nivel de derechos humanos que tendrá que afrontar. Y no parece que Afganistán esté como para hacer concesiones ese tipo.

La candidatura de Abdulá, mientras tanto, se tiró a la piscina, y dijo estar por delante de Karzai con un 62% de votos. "Estamos en la mejor situación. Abdulá, por el momento, lleva el 62% de los votos, mientras que Karzai, apenas tiene un 32%", dijo el portavoz de la campaña opositora, Fazel Sancharaki.

La última encuesta disponible, del International Republican Institute (IRI) estadounidense hecha antes de las votaciones, vaticinó que Karzai cosecharía un 44% de los votos y adjudicó a Abdulá el 26%.

Karzai se ve ganador pero no le quedará más remedio que hacer concesiones a los señores de la guerra. AFP

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, llamó a la prudencia antes de los comicios para que ningún candidato se diera por ganador antes de tiempo. "Espero que eviten cualquier tipo de especulación hasta que se anuncien los resultados oficiales", dijo a principios de semana. 

El objetivo es calmar los ánimos de los seguidores de unos y otros para, por una parte, evitar que se produzcan enfrentamientos como los vividos en Zimbabue y Kenia recientemente. Por otra, dar la sensación de que estas han sido las elecciones más limpias de la historia.

Al menos así podrían justificar el coste humano y económico que están afrontando los países inmersos en el conflicto. El ministro de Exteriores de Reino Unido, David Miliband, dijo esta mañana en una entrevista con la BBC que "es esencial que haya un gobierno afgano creíble al que puedan testificar su lealtad". Al mismo tiempo, reconoció que "ha sido un verano muy difícil, con grandes sacrificios y pérdidas importantes por culpa de la campaña de los terroristas".

En el mes de julio murieron 31 soldados británicos en Afganistán . Y eso tiene su precio político también para los encargados de democratizar el país.

Más noticias de Política y Sociedad