Público
Público

El Kneset exigirá un referendo o una mayoría de dos tercios para la retirada de un territorio ocupado

EFE

El Parlamento israelí (Kneset) aprobó hoy en primera lectura una ley que exigirá al Ejecutivo contar con el apoyo de dos tercios de la cámara o convocar un referendo popular para poder ordenar la retirada de un territorio ocupado.

Por una mayoría de 65 diputados contra 18, el pleno de la Kneset pasó a debate en la comisión la propuesta del llamado "lobby del Golán", un grupo de activistas políticos que busca torpedear la devolución a Siria de esa meseta en un posible acuerdo de paz.

En este grupo de presión hay parlamentarios de oposición y del gobierno, entre ellos el viceprimer ministro Eli Yishai, del partido ultra-ortodoxo Shas.

"Creo que las habladurías sobre (una retirada de) la meseta causan un gran daño a sus habitantes", dijo Yishai en una reunión de los miembros del lobby antes de la votación.

Israel y Siria anunciaron hace dos meses que comenzaban negociaciones indirectas con la mediación de Turquía para alcanzar un acuerdo de paz, lo que disparó las especulaciones sobre si el primer ministro israelí, Ehud Olmert, se había comprometido de antemano a ceder ese territorio, ocupado en la Guerra de los Seis Días de 1967.

En la meseta del Golán viven unos 18.000 colonos judíos y un número similar de población autóctona drusa fiel a Damasco.

"Cualquier cosa que podamos hacer para ayudar (a la población judía de la meseta) es bienvenida, y por eso apoyaremos la propuesta", había adelantado Yishai.

En Israel ya existía una ley para "blindar" el Golán frente a iniciativas de paz que supongan la retirada de ese territorio, pero dependía de una regularización de los referendos populares, que nunca llegó a hacerse.

La nueva propuesta, que debe ser votada aún en segunda y tercera lectura, no exige el mecanismo de doble legislación, por lo que puede convertirse en un serio obstáculo para cualquier iniciativa de paz.

"Éste es un mensaje de gran importancia, en particular mientras se está negociando", dijo el jefe del grupo de presión, el diputado Israel Katz, del bloque nacionalista Likud.

Por su parte, el jefe del Likud y líder de la oposición, Benjamín Netanyahu, se quejó de que "en cualquier país occidental es tremendamente difícil renunciar a tierras (bajo soberanía nacional), pero en el pequeño Israel, los gobiernos pueden renunciar a ellas con una facilidad insoportable".

"Esto es algo que debe ser corregido -agregó- y esta ley lo puede hacer".

Por el momento se desconoce si la propuesta tendría algún impacto en las negociaciones con los palestinos, porque su texto habla de renunciar a "territorio soberano" y Cisjordania no está tipificada como tal en la legislación israelí.

Más noticias de Política y Sociedad