Público
Público
Únete a nosotros

Lágrimas de orgullo en Bilbao

La capital vizcaína agradece el buen perder demostrado en Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bilbao llora. No son lágrimas de pena, sino de orgullo. 'Es una lástima, pero lo que vivimos en Valencia no nos lo va a quitar nadie', explica un aficionado del Athletic a su regreso a la capital vizcaína. Ese camino de vuelta fue más duro de lo que muchos esperaban. Hinchas, aún engalanados y sin querer bajarse de la nube, intercambiaban opiniones y sentimientos a pie de gasolinera. La marea rojiblanca regresaba al Nervión.

'La vuelta está siendo dura. El cansancio, la emoción y la tristeza están empezando a hacer mella', confiesa un hincha al volante de una caravana alquilada para la ocasión. Bilbao recibe a sus hermanos rojiblancos en un cálido abrazo. Se les reconoce fácilmente. Mirada perdida, ojerosos, y todavía con ropas que delatan una larga noche. El silencio reinante sólo se rompe al grito de un '¡aupa Athletic!' que algún considerado vecino lanzó para levantar los ánimos.

La ciudad se muestra cariñosa y agradecida. Gratitud por la deportividad y el buen perder demostrado por sus representantes. 'En San Mamés lo vivimos de manera especial. Y más cuando oíamos a nuestra afición cantando desde Mestalla ¡que bote San Mames! Fue un momento de éxtasis, de comunión total'.

Cualquiera diría que el Athletic perdiera la final de Copa y que, además, lo hiciera por goleada. 'Nosotros perdemos a lo grande o no perdemos', dice un forofo que intenta levantar los ánimos de su cuadrilla al son de una famosa bilbainada. Matices aparte, la dimensión que ha recuperado el club en su ciudad es incalculable e inexplicable. La ilusión que ha generado en los últimos dos meses supera con creces la resaca derrotista post partido.

Para muchos, esto no es más que el inicio de un gran proyecto de futuro, en el sentido más futbolístico de la expresión. 'El año que viene a seguir por este camino', reflexiona un joven todavía con su disfraz de león a cuestas. La Copa no pisará Bilbao, pero eso ya no importa. Ahora quedan experiencias que contar a los amigos y muchas fotos por descargar.

Más noticias en Política y Sociedad