Público
Público

Laporta pide medidas urgentes contra los aficionados violentos

Reuters

El presidente del Barcelona, Joan Laporta, advirtió el miércoles de que hay que adoptar medidas para controlar a los grupos violentos como los Boixos Nois porque podrían causar problemas más graves.

Laporta ha intentado eliminar las actividades de los Boixos Nois desde que fue elegido presidente en junio de 2003.

"Hay que hablar menos y actuar más", dijo Laporta en la presentación de un libro en Barcelona.

"O se toman medidas y se les prohíbe viajar y entrar a los campos o sufriremos episodios más graves", explicó.

"Nosotros continuaremos actuando con la misma contundencia y no haremos ninguna concesión a los violentos", añadió.

Un guardia de seguridad del club recibió un golpe en la cara el martes por parte de uno de los aficionados en el hotel de Múnich donde se alojaba el equipo para el partido de cuartos de final de segunda vuelta contra el Bayern.

Un portavoz de la policía de Múnich dijo el miércoles que habían sido detenidos cinco seguidores hasta después del partido pero que el aficionado que había propinado el golpe estaba aún fugado. El guardia de seguridad no fue herido de gravedad, añadió.

Durante su mandato, Laporta eliminó la costumbre de dar entradas gratis al grupo para los partidos y descuentos para los partidos fuera de casa, y ordenó la clausura de la habitación en la que dejaban sus estandartes en el Camp Nou.

Laporta, que ha recibido amenazas de muerte por parte del grupo, dijo que el club conocía la identidad de de sus miembros y que estaba planeando prohibirles viajar a partidos fuera de casa y el acceso a los estadios.

Los Boixos Nois fueron acusados de lanzar bengalas al campo en derbi entre el Barcelona y el Espanyol en octubre, cuando el árbitro se vio obligado a suspender el partido durante diez minutos y sacar a los jugadores del campo en el segundo tiempo.

"Estos individuos siguen mostrando una imagen deplorable que no es la del Barça ni la de la gran mayoría de sus aficionados, cuyo comportamiento ayer fue modélico", afirmó.

"La mayoría de aficionados que estuvieron ayer en Múnich se portaron exquisitamente, excepto estos criminales que se dedican sólo a dar palizas a aquellos que cumplen con su trabajo", añadió.

Más noticias de Política y Sociedad