Público
Público

Larry Fink, el fotógrafo de los Oscars

El reportero de 'Vanity Fair' no sabe ni se preocupa por conocer a las estrellas a las que fotografía. La importancia de su trabajo se centra en recrear las atmósferas y no tanto a los personajes.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Larry Fink no se preocupa por las personas que capta su objetivo. El trabajo del reportero de Vanity Fair va más allá de fotografiar a un personaje de la jet-set hollywoodiense. 'Larry no sabe -ni tiene ni idea- de quienes son las estrellas a las que fotografía, ni quiere saberlo', explicaba Enrica Vigano, comisaria de la exposición Larry Fink: The Vanities, durante su presentación en la Sala de Exposiciones de San Benito en Valladolid.

Fink es el fotógrafo oficial enviado, cada año, por la famosa publicación estadounidense a la fiesta de los Oscars y su trabajo 'único y fuera de lo ordinario' ha logrado que su fama aumente de tal manera que un 'hippie' ha conseguido fotografiar la fiesta de cumpleaños de Elton John. 'Parece que', comentaba Vigano, 'una fiesta no fuese lo suficiente glamurosa sin el implacable objetivo de Larry'.

Larry Fink recrea las atmósferas y el fluir de los movimientos

Y es que el trabajo del reportero va más allá de captar las estrellas que se pasean por la interminable alfombra roja de los premios de la Academia. Larry Fink, con sus instantáneas, recrea las atmósferas más que a los protagonistas de la acción y recoge el fluir de los movimientos, las miradas y el contacto de los que aparecen en ellas. Él mismo define su trabajo como 'físico' y es que, según expresaba la comisaria de la exposición, su fotografía 'te hace sentir los olores, los sonidos y los sabores como si estuvieras en medio de todo lo que ocurre en la imagen'.

'Yo tomo fotos de mis percepciones', ha explicado siempre Larry Fink. Al estadounidense no le interesa enseñar el modelo que viste determinada actriz durante el cotizado evento, sino que su capacidad para inmortalizar instantes ayude a que las personas que tienen ante sus ojos las instantáneas 'crean que están tocando la escena, las miradas, que están involucradas en los rozamientos más o menos buscados', explicaba Vigano.

La capacidad de Fink está en acercarse al sujeto de manera extrema

De hecho, para él, los ‘potentes del star-system' no son más que seres humanos pero los documentos visuales que resultan de inmortalizarlos tienen que ser 'únicos y fuera de lo ordinario'. En particular, la capacidad de Fink está en acercarse al sujeto de manera extrema y utilizar perspectivas alternativas.

La revista Vanity Fair ha prolongado durante 10 años más el contrato con Fink no solo para la fiesta de los Oscars, sino también para otros eventos programados por la publicación. Según comentaba Enrica Vigano, el reportero celebró esa renovación 'impensada hoy día': '¿Cómo podría haber comprado todo lo que tengo con mi humilde trabajo de reportero?', le confesó a la comisaria.

Esa humildad que destaca Fink de su trabajo se ve reflejada cuando los que le conocen hablan sobre él. El fotógrafo se vio 'catapultado en la vulgaridad más sofisticada de Estados Unidos', explicaba Vigano, y pese a trabajar con y para ellas, no quiere saber nada de a qué estrellas de Hollywood está fotografiando. De hecho, lo que importa de este particular reportero es 'su smoking, su máquina fotográfica y su extraordinaria capacidad de observar al ser humano'.

Con 45 años, Lary Fink ha mostrado sus fotografías en lugares como el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo Whitney de Arte Moderno, el Museo de Arte de San Francisco, el Museo de fotografía de la Lausanne de Bélgica y el Museo Elysee de Suiza, entre otros. Además, expone con regularidad sus obras en galerías de Nueva York, Los Ángeles y París y ha realizado grandes y pequeños proyectos para diversas campañas publicitarias para Smirnoff, Bacardi yCunard Lines (Q.E.2).  

Además, su trabajo no solo ha podido verse en Vanity Fair, otras publicaciones como W, GQ, Detour, The New York Times Magazine y The New Yorker han disfrutado de la genialidad del reportero. El pasado 27 de agosto llegaba a la Sala de Exposiciones de San Benito en Valladolid con LarryFink: The Vanities para quedarse hasta el próximo 4 de noviembre, fecha que coincide con la celebración de la Semana Internacional del Cine de la capital castellana (SEMINCI). 

Más noticias en Política y Sociedad