Público
Público

Laureano Oubiña se niega a declarar porque lleva "25 años repitiendo lo mismo"

EFE

El narcotraficante Laureano Oubiña que desde hoy está siendo juzgado en la Audiencia Nacional, acusado de blanquear más de 4,5 millones de euros procedentes de beneficios obtenidos por traficar con drogas, se ha negado a declarar porque, ha dicho, lleva "25 años repitiendo lo mismo en esta casa".

Así lo ha manifestado hoy ante la sección cuarta de la sala de lo penal de este tribunal en la primera sesión del juicio donde el fiscal antidroga Luis Ibañez ha pedido 8 años de prisión y una multa de 13 millones de euros para Oubiña, que saldrá de prisión el próximo 17 de julio tras la última liquidación de condena hecha por el Tribunal Supremo.

"Estoy cansado de esta casa", ha manifestado el narcotraficante, que ha ratificado las declaraciones que prestó en su día ante el juez de instrucción Fernando Grande-Marlaska, del que ha dicho que le "preguntó todo" y ha instado a la sala a que lo busque porque "ahí está todo".

Y ha concluido: "Llevo 25 años repitiendo lo mismo en esta casa".

Pese a que en el banquillo se sentaban otros tres acusados -Tiziana Cardarelli, compañera sentimental de Oubiña, su primo José Piñeiro y el constructor Amancio Costa- antes de comenzar el juicio la sala ha apartado a este último del mismo a petición de su defensa, ya que padece un cuadro depresivo y no está en condiciones de ser juzgado "con todas las garantías".

La vista oral contra Costa se celebrará cuando este acusado, que será sometido a tratamiento, esté recuperado, según ha anunciado la presidenta del tribunal, Teresa Palacios, que también ha comunicado la decisión de la sala de rechazar las cuestiones previas planteadas por las defensas de Oubiña y Cardarelli, que han reclamado la nulidad de las actuaciones.

Al igual que el narcotraficante, su compañera sentimental, que se enfrenta a una pena de cinco años y medio de cárcel y al pago de una multa de trece millones de euros por un delito continuado de blanqueo como partícipe, se ha negado a contestar a las preguntas de todas las partes.

"No vine a España para trabajar, ya llevaba 17 años trabajando en Italia. Aquí sólo he conseguido dos cosas: perder el dinero y la libertad", ha subrayado la acusada.

Por su parte, Piñeiro, para quien el fiscal antidroga reclama las mismas penas de cárcel y multa que para Cardarelli, ha admitido los hechos que le imputa el Ministerio Público, cuyo escrito de conclusiones provisionales "leyó ayer por la tarde" en el despacho de su abogado, según ha reconocido.

Al admitir los hechos el fiscal no ha hecho más preguntas, por lo que el abogado defensor de Oubiña, Joaquín Ruiz Giménez, le ha preguntado si había llegado a un acuerdo con el representante del Ministerio Público, aunque no ha contestado porque la presidenta del tribunal ha interrumpido las cuestiones del letrado.

Según el escrito provisional del fiscal, en 2002 se comenzó a investigar el "importante patrimonio" de origen ilícito del que disponía Oubiña, que por esas fechas cumplía una condena por narcotráfico en la prisión de Alcalá Meco (Madrid), desde donde contactó con los otros acusados para "encubrir mediante distintos procedimientos" ese patrimonio.

Cardarelli, Piñeiro y Costa, detenidos en 2005, formaron parte de un grupo "suficientemente organizado y estructurado con absoluta vocación de permanencia" bajo las órdenes de Oubiña.

El fiscal acusa a Piñeiro de introducir el dinero en el circuito legal con inversiones realizadas desde 1997 hasta 2001 por valor de más de tres millones de euros y destaca que sus declaraciones tributarias no alcanzaban para sufragar sus numerosos gastos.

Desde 2002, Cardarelli continuó con la labor hecha hasta entonces por Piñeiro e inició negocios no rentables asentados en "gastos imposibles de sustentar, con el fin de justificar un alto nivel de vida".

El valor total aproximado de los bienes investigados a los procesados, cuyas ganancias han sido obtenidas con el tráfico de drogas, subraya el fiscal, asciende a 4.591.144 euros, de los cuales 530.000 euros proceden de los inmuebles y 3.824.000 provienen de transacciones y otros movimientos.

Más noticias de Política y Sociedad