Público
Público

El lehendakari apuesta por hacer política más que pensar en futuras elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lehendakari, Patxi López, ha apostado hoy por seguir haciendo políticas para combatir la crisis y propiciar la creación de empleo que impulsa su Gobierno más que en pensar en estrategias de cara a las próximas elecciones vascas, que serán "cuando toquen".

En un desayuno-coloquio, organizado por Nueva Economía Fórum, López, que no ha desvelado cuándo se celebrarán los comicios, se ha mostrado partidario de continuar con las iniciativas legislativas que tiene pendientes y ha asegurado que la ciudadanía lo que quiere es que le resuelvan sus problemas más que votaciones.

"No sé puede parar el país -ha continuado- porque algunos tengan mucha prisa por llegar al poder".

A su juicio, están cumpliendo con el calendario legislativo y han enviado al Parlamento los proyectos de ley comprometidos, aunque no ha descartado que el PP y el PNV se pongan de acuerdo "para tumbar" esas propuestas, ya que suelen coincidir cuando se trata de "planteamientos progresistas".

López ha destacado que ambas fuerzas políticas "se aferran a la foralidad" y que en Euskadi se puede hablar de cambiar la Constitución o el Estatuto, pero "no podemos tocar los derechos históricos", aunque haya en la prestación de algunos servicios "solapamiento, duplicidades y derroches", al afectar a las tres administraciones.

Ha explicado que ya están elaborando los Presupuestos para 2013 y ha recordado que los socialistas respaldaron en siete ocasiones las cuentas de Gobiernos del PNV, por lo que ha expresado su confianza en obtener el respaldo necesario en esta ocasión.

En cuanto a si comparte que los exiliados del País Vasco por la violencia de ETA puedan votar, como quiere el PP e impulsa el Ministerio del Interior, el lehendakari ha dicho que no cree que sea posible y se ha preguntado cómo un ciudadano puede tener "un doble voto", en la ciudad y autonomía que esté más en el País Vasco.

Ha considerado mejor ver quien se ha ido y sus circunstancias y, si quiere volver a Euskadi y no tiene posibilidades económicas, estudiar las ayudas que tiene el Gobierno vasco.

Ha indicado que "se habla de 300.000 personas" y ha advertido sobre la posibilidad de "hacer desiguales a ciudadanos de este país".

El lehendakari ha restado importancia a declaraciones de dirigentes de la patronal vasca, Confesbak, que pudieran interpretarse como una petición de adelanto electoral y ha precisado que continuarán haciendo política y planes para el crecimiento económico con los empresarios, "pero no como quieren ellos".

A su juicio, el problema surge sobre los recursos, ya que mientras la patronal quiere privatizaciones y venta de patrimonio público, el Gobierno vasco apuesta por una fiscalidad progresiva, combatir el fraude y rechazar la amnistía fiscal.