Público
Público

Leo Nucci: "Hago lo que quiero"

El irreverente barítono italiano representó ayer Rigoletto en el Teatro Real de Madrid

PÚBLICO

El mejor Rigoletto de la historia pasó ayer por Madrid y lo hizo como un huracán. Sobre el escenario del Teatro Real, Leo Nucci representó la ópera de Verdi una vez más, la número 433 en sus 42 años de carrera. Cifras que, unidas a sus 67 años de edad y un currículo de 3.000 representaciones, le dan autoridad para arremeter contra los directores de ópera con calificativos como "arrogantes" y "abusones".

"¡No se necesitan directores de escena para el espectáculo más perfecto del mundo!", tronó indignado el barítono en una entrevista con Efe. Quizá por eso es el único artista de los tres elencos dispuestos por el Real que no ha estado en el mes de ensayos que ha exigido la directora de escena, Monique Wagemakers.

"Hago lo que quiero", presume, y tiene "clarísimo" que la dirección que necesita su papel la pautó milimétricamente Verdi hace 158 años, por eso él se empeña en cantar con "joroba": "Rigoletto es un hombre horriblemente deforme y, si eso no se comprende, ni la historia, ni la música, que él marca con sus desacompasados pasos, tienen sentido".

Finge sorprenderse cuando se le pregunta por qué hay tantos tenores y tan pocos barítonos y ahí también sentencia: "Esa es una voz que se trabaja con la experiencia, con el conocimiento de la vida. Hay muchos que corren y eso es un delito", advierte.

 

Más noticias de Política y Sociedad