Público
Público

"Les tengo muchas ganas a los implicados en el caso Gürtel"

Entrevista a Silvia Abril, futura presentadora del 'Caiga quien caiga'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ha sido Cayetana Guillén Cuervo, Isabel Gemio y la entrañable y apestosa Niña de Shrek de Buenafuente. La actriz Silvia Abril (Barcelona, 1971) tiene mil caras, de las que se va a despedir en su nuevo proyecto televisivo: presentar junto a Ana Milán y Tània Sàrrias un renovado Caiga quien caiga (Cuatro), que se estrenará este mes. Fan de la etapa que presentó El Gran Wyoming, Abril considera que programas políticamente incorrectos como este son necesarios para 'sanear' la actualidad.

'Lo que más me molesta de la iglesia es que obvie los escándalos'

¿Cómo va a cambiar Caiga quien caiga con tanta presencia femenina?

Para empezar, va a haber muchos más tampax en el camerino [ríe]. Creo que le podremos dar un toque distinto porque tíos y tías somos mundos diferentes. Vamos a poder decir que un político es feo, porque sólo se habla de las mujeres.

¿A qué político le tiene especiales ganas?

'Eurovisión es una chorrada de la que España tendría que descolgarse'

A todos los implicados en el caso Gürtel. Me dan mucha rabia. Y de todos ellos, Camps es el que más.

¿Qué tiene para que le caiga tan mal?

Hay algo físico de él que no me entra. Es una cuestión de piel, y como no voy a tener la opción de conocerlo personalmente, porque no me apetece, me voy a quedar con esta sensación de que me cae mal. Pero también le tengo muchas ganas a la Iglesia. Al pobre Cristo no, pero a los curas les tengo unas ganas que me muero.

¿Qué es lo que más le molesta de la Iglesia?

La actitud en general que tiene, obviar lo que es un escándalo [los casos de pederastia] y lo que tendría que generar una crisis en el estamento. Tienen que ponerse al día, empezar a expulsar a miembros de la Iglesia pero ya. Qué manía hay en este país de no dimitir.

¿Este CQC será igual de políticamente incorrecto?

El sello es exactamente el mismo. El carácter punzante y la mosca cojonera, su símbolo, va a ser la misma. También habrá mucho sentido del humor.

¿Los políticos se pondrán a la defensiva cuando vean a sus reporteros?

Creo que sí, pero tras el paso de Jordi Évole están un poco entrenados. El Follonero les ha ofrecido un entrenamiento gratuito.

¿Cómo es la Silvia que se verá en este programa?

Es tan nueva que no sé ni cómo va a ser. Yo soy una gamberra, y esa es la parte que voy a potenciar en el plató.

¿Le ha costado enfrentarse a la cámara sin interpretar a algún personaje?

Me ha costado menos de lo que me esperaba, y me ha sorprendido. Pensaba que sin mi escudo no podía afrontar el reto, porque siempre voy escudada tras un personaje.

Usted ha encarnado a La niña de Shrek. ¿La gente la reconoce por la calle?

Sí. La gente es muy cariñosa, aunque algunos se me acercan para decirme: 'Me encantas, pero La niña me da mucho asco'. Es uno de mis personajes favoritos y despierta de todo, desde ternura hasta rechazo. Me han llegado a decir 'Viva la guarra'.

¿Qué recuerdo tiene de su trabajo como bailarina de Rodolfo Chikilicuatre en Eurovisión?

Fue una locura total, una gamberrada llevada al extremo. Fue una de las experiencias más bonitas que he vivido dentro de un mundo que me interesa y me gusta cero. Porque Eurovisión no me ha gustado nunca, y creo que es una gran chorrada, una farsa de la que España tendría que descolgarse.

Más noticias en Política y Sociedad