Público
Público

El librero Emilio Cobos admite "con tristeza" que su oficio "agoniza"

EFE

Emilio Cobos, insigne librero de Guadalajara, reconoce a sus 77 años, aunque "lleno tristeza", que el oficio "agoniza" porque está "mediatizado totalmente" y "no hay cultura del libro en España".

Su padre fue el gran referente en su pasión por la lectura y, hoy, este guadalajareño que fue uno de los miembros fundadores de la Conferencia Española de Libreros, se siente "frustrado" por el nivel cultural del país.

Cobos recibirá el próximo 31 de mayo, Día de la Región, una de las doce Placas al Reconocimiento del Mérito Regional por su importante aportación a la vida cultural y social de la región en particular y de España, en general.

En una entrevista con Efe, Cobos manifestó que el oficio de librero "es un mundo que agoniza porque está mediatizado totalmente. No hay cultura del libro en España".

Cobos, casado y con hijos, para el que la palabra libro es sinónimo de "libertad" y el librero de vocación "un centro de cultura absoluto", aseguró que el reconocimiento otorgado por el Gobierno de Castilla-La Mancha le sorprendió, pero se mostró agradecido aunque "no he hecho nada más que seguir mi profesión".

"Para mí el libro es la libertad", aseguró este vital hombre amante del saber que iba a estudiar ingeniería agrónoma pero al que la deteriorada salud del patriarca le acercó de nuevo a un oficio del que ya nunca se desvinculó.

Para Cobos, las librerías no son los grandes centros que hoy se identifican como tales y siente "mucha rabia" de que se hable del libro como un producto cuando para él "está claro que es un ente cultural".

Ni siquiera cree que la llegada de Internet pueda dejar atrás el libro, y no concibe a nadie leyendo un poema de Neruda en una pantalla porque "las sensaciones no pueden ser las mismas", añadió.

Para este librero de raza, de carácter afable, la gran ventaja de "su compañero" el libro radica -dice- en que te permite crear tu propio mundo cuando estás con él.

Un hombre aficionado también a la música, la fotografía y a los viajes, que colaboró también como comentarista en algunos medios de comunicación y que realizó algunos "pinitos" en la política, pues fue concejal en la oposición por el PSOE.

Enemigo de los clichés y carnés, aseguró que tuvo el primer carné cuando se casó.

En su entrevista ha recordado la existencia, hace años, de un sindicato o asociación de libreros al que era obligatorio pertenecer porque constituía "una manera de tener controladas las librerías y los libros, pues el libro puede ser peligroso", dice.

Según ha contado, cuando desapareció la asociación, unos cuantos libreros decidieron unirse y en el congreso que el gremio celebró en Granada, en la década de los setenta, fundaron la Conferencia Española de Libreros

Para Cobos, esta Conferencia representó en su momento "un punto de encuentro para estar informados y tener relaciones entre nosotros".

Cobos acudirá a recoger el galardón acompañado de su familia, y entre risas, este polifacético hombre de provincia que tuvo a gala recordar que regaló al Nobel de Literatura José Saramago una insignia del Quijote que llevaba en la solapa, espera traerse de Las Pedroñeras (Cuenca), donde se celebrará el Día de la región, una ristra de ajos.

Más noticias de Política y Sociedad