Público
Público

El líder libanés pide el boicot la cumbre árabe si no se elige un presidente para el país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder druso Walid Yumblat instó hoy, horas después del decimosexto aplazamiento de la elección de un presidente para el Líbano, a boicotear la próxima cumbre árabe de Damasco si no se elige antes un nuevo jefe de Estado.

"El boicot de la cumbre árabe es lo mínimo que se puede exigir en caso de que continúe el vacío de la jefatura del Estado", afirmó Yumblat en unas declaraciones recogidas por las radios nacionales.

La elección presidencial, prevista en un principio para mañana, fue pospuesta hoy por el presidente del Parlamento, Nabih Berri, hasta el 25 de marzo, debido a la falta de entendimiento entre el gobierno y la oposición, lo que ha llevado al país a la peor crisis política desde el fin de la guerra civil (1975-1990).

Yumblat aludió al régimen sirio, "que ha sufrido un aislamiento estos dos últimos años por su implicación en el asesinato del ex primer ministro Rafic Hariri y de los mártires de la Revolución del Cedro, y que está tratando de beneficiarse de la participación árabe (en la cumbre) para salir de esa situación" agregó.

Yumblat reiteró que Siria desea volver a ejercer su influencia sobre Líbano y, si no lo consigue, tienen la intención "de no dejarlo vivir en paz", por lo que bloquea la iniciativa árabe, que prevé la elección inmediata de un presidente, la formación de un Gobierno de Unidad Nacional y la reforma de la ley electoral.

El líder progubernamental acusó también a Irán de originar la crisis actual y dijo, en referencia a Hizbulá (financiado por Teherán), que algunos grupos de la oposición tratan de establecer un poder paralelo al del estado libanés y amenazan con la guerra civil.

Según él, estos "grupos totalitarios" consideran el Líbano un producto de intercambio para servir a sus intereses.

Mientras los grupos cercanos al gobierno abogan por la elección inmediata del presidente y la posterior formación de un gobierno de unidad nacional, la oposición liderada por el grupo chií Hizbulá exige que todo se realice al mismo tiempo y que en el nuevo gobierno se garantice a la oposición un tercio más uno de los ministerios para garantizar el derecho a veto, algo a lo que se oponen las fuerzas progubernamentales.

Mientras tanto, continúan los preparativos de la cumbre árabe de Damasco entre las presiones de varios países árabes, en especial de Arabia Saudí, aliada del gobierno libaés de Fuad Siniora, aunque también de Egipto, para que se elija al presidente libanés antes de la cumbre.