Público
Público

Lindsey Vonn gana con re-póquer en Cortina

EFE

La estadounidense Lindsey Vonn prolongó su exhibición en la cima del esquí alpino y fortaleció su liderato en la Copa del Mundo tras ganar -sólo 24 horas después de hacerlo en el supergigante- el descenso disputado hoy, sábado, en la estación italiana de Cortina d'Ampezzo.

Vonn, ganadora de la dos últimas ediciones de la Copa del Mundo y doble campeona mundial a los 25 años, confirmó una vez más que es la máxima candidata al éxito en las pruebas de esquí alpino de los Juegos de Vancouver, que se celebrarán el mes que viene en tierras canadienses.

Especialmente en las de velocidad. Y sobre todo en el descenso. Lindsey completó hoy su particular re-póquer: en las cinco pruebas de la disciplina reina disputadas, sólo conoce la victoria. Ganó los dos disputados en Lake Louise (Canadá), los dos de Haus im Ennstal (Austria) -donde firmó con un 'triplete' al anotarse asimismo el 'súper'- y hoy añadió en la estación olímpica de 1956 un nuevo triunfo. El octavo de la temporada; el trigésimo en Copa del Mundo.

Y al igual que lo hiciese el suizo Didier Cuche casi al mismo tiempo en Kitzbuehel (Austria) -la Meca del esquí alpino-, al ganar el prestigioso descenso del Hahnenkamm, Vonn firmó hoy el doblete en Cortina.

Quizá con menos claridad que en su triunfo del viernes, pero sin pillarse los dedos, Vonn -que esquiaba como Lindsey C. Kildow de soltera, hasta que adoptó el apellido de su marido y técnico, Thomas, ex esquiador que integró el equipo USA en los Juegos de Salt Lake City, hace ocho años- sumó en Cortina su victoria 17 en un descenso.

Lo hizo tras cubrir la pista Olympia delle Tofane, de 2.605 metros, con salida a 2.320 y un desnivel de 760, en un tiempo ganador de un minuto, 37 segundos y setenta centésimas, 42 menos que su gran rival y amiga alemana Maria Riesch, con la que volvió a compartir protagonismo dentro y fuera de la pista.

En competición, cada una va a lo suyo. Fuera de ella, coinciden, cuando pueden. Riesch es de Garmisch y en la citada estación bávara tiene instalado su cuartel europeo la esquiadora de St.Paul (Minesota). Pasan juntas las Navidades y algún que otro periodo vacacional. Y con el tiempo ya se han cansado de responder siempre a la misma pregunta, como sucedió de nuevo en la rueda de prensa que, una vez más, compartieron hoy: sí, ambas quieren ganar, pero son amigas. Ni es incompatible, ni se trata de una pose.

El caso es que ésta es una amistad de lujo, en la cumbre del principal deporte de invierno. Con su triunfo de hoy, en una prueba en la que la sueca Anja Paerson -que, poco a poco, ha regresado a los puestos de honor, fijando presa en Vancouver- compartió el tercer puesto con la suiza Nadja Kamer -que celebró su primer podio-, la norteamericana reforzó sus lideratos, tanto en la general de la Copa del Mundo, como en la Copa de descenso.

Y con su segunda plaza, la alemana refrendó ese lugar tanto en la relación principal como en la clasificación de la disciplina.

Vonn capitanea la general con 1.094 puntos, 76 más que Riesch, que en la de descenso está a 184 del pleno de quinientos puntos que presenta en su tarjeta la estadounidense.

La primera referencia buena la marcó hoy en la Tofana la francesa Ingrid Jacquemod, con un tiempo (1:38.58) igualado inmediatamente después por la suiza Fabienne Suter. Ambas compartieron liderato provisional y, finalmente, la quinta plaza, ya que poco después bajó Kamer y acto seguido Paerson, que también calcaron crono.

Riesch esquió a la perfección en la parte alta de la pista, pero Vonn la superó en la parte final, demostrando que, en estos momentos es la indiscutible reina de la velocidad.

La andaluza de origen chileno Carolina Ruiz logró su mejor resultado de la temporada al finalizar decimoctava en una carrera en la que la suiza Fraenzi Aufdenblatten fue séptima y la estadounidense Julia Mancuso, octava, justo por detrás de la esquiadora de Zermatt.

Carolina, única española participante, invirtió su puesta en escena y en esta ocasión esquió mejor la parte baja que la alta, en la estación en la que hace un año igualó su mejor clasificación en un descenso -séptimo-, que es la mejor de la historia de un esquiador o esquiadora de España en la disciplina reina.

A la esquiadora de Sierra Nevada le falta encajar las piezas, pero cada vez percibe mejores sensaciones y en Cortina refrendó una línea ascendente que podrá corroborar el próximo fin de semana en St.Moritz (Suiza).

Mañana, como entrenamiento, Caro disputará el gigante, en el que también compite María José Rienda, la española con más victorias en Copa del Mundo (seis), que, después de pasar las últimas tres temporadas recuperándose de dos gravísimas lesiones, disputará mañana su quinta carrera en Copa del Mundo tras su retorno.

La austriaca Kathrin Zettel, tercera en la general, lidera esa disiciplina, por delante de su tocaya la alemana Hoelzl, actual campeona mundial de gigante.

Más noticias de Política y Sociedad