Público
Público

Llega a España "Quédate a mi lado", el aclamado drama moral de Andrew O'Hagan

EFE

Considerado uno de los mejores escritores británicos de la última hornada, el escocés Andrew O'Hagan acaba de publicar en España su última novela, la aclamada "Quédate a mi lado", un demoledor retrato social trazado sobre el "drama moral" protagonizado por un sacerdote católico homosexual.

La historia del padre David Anderton ha dado pie a Andrew O'Hagan a abordar asuntos como la posición de la iglesia católica frente a los homosexuales, los escándalos de pederastia, el comportamiento de los medios de comunicación, la destrucción cultural de la clase trabajadora o la invasión de Irak.

O'Hagan (Glasgow, 1968) ha afirmado hoy en una entrevista con Efe que "no tenía ninguna crítica social en mente" cuando comenzó a escribir sobre un sacerdote que se instala en una parroquia escocesa cuya comunidad es reacia a aceptarle, y que los espinosos asuntos que aborda "Quédate a mi lado" (Mondadori) surgieron conforme avanzaba la escritura.

El autor británico considera que los lectores españoles pueden "identificarse rápidamente" con esta novela, ya que les resultará familiar la relación que mantiene este sacerdote con su comunidad.

"Creo que no hay un público como el español que pueda entender tan bien el melodrama que plantea", considera O'Hagan al hablar de su tercera novela, que fue finalista del prestigioso premio Booker y que ha recibido el galardón de Los Angeles Time.

La idea de "Quédate a mi lado" surgió una tarde fría en un café de París. "Vi a un sacerdote que tomaba una taza de café y de repente rodó una lágrima por su mejilla", recuerda O'Hagan.

A partir de esa imagen, el autor británico pasó tres años con un personaje de ficción que tiene "una muy sólida relación con algunos de los temas más importantes de nuestro tiempo".

Tras la muerte del muchacho del que estaba enamorado durante su estancia en la universidad de Oxford, David Anderton decide utilizar la iglesia como "un bonito escondite", una práctica que O'Hagan -que se declara católico- considera que ha sido utilizada "durante siglos" por jóvenes homosexuales.

Por eso considera "una auténtica hipocresía" que la iglesia católica se niegue a aceptar que tiene en su seno a "muchos hombres y mujeres homosexuales". "El Papa -añade- debería estar realmente avergonzado de esta ceguera moral".

Cuando el protagonista de la novela se ve envuelto en un escándalo de pederastia, la comunidad reacciona con furia en su contra, azuzada por los periódicos sensacionalistas.

"Existe en la actualidad una unión sentimental entre la prensa y la población. Es casi como si colaboraran de una forma siniestra para detectar a los que ellos consideran que son delincuentes", subraya O'Hagan, quien compara algunos juicios contra los sacerdotes acusados de pederastia con los que se hacían a las mujeres acusadas de brujería.

"Quédate a mi lado" se desarrolla en una zona deprimida afectada por la reconversión industrial, afectada por "la destrucción de la cultura de la clase trabajadora que Margaret Thatcher puso en marcha en el Reino Unido y que Tony Blair concluyó".

"Todo lo que cohesionaba a la comunidad ha desaparecido y en su lugar ha aparecido una especie de hedonismo, un gusto por los famosos, una mentalidad de periódicos degradados y una especie de talento para perseguir a los forasteros", explica el autor.

Los años que David Anderton pasó en Oxford sirven a O'Hagan para evocar la década de los sesenta, un periodo de "grandes esperanzas" cuyos miembros son ahora "los primeros ministros de países que declaran la guerra a países extranjeros".

O'Hagan considera que Barack Obama representa una "opción idealista" procedente de Estados Unidos, aunque precisa que el candidato demócrata "supone, irónicamente, el final real del 68 y el principio de una nueva política de esperanza".

Para el escritor escocés, la actual crisis económica está relacionada con una crisis moral.

"Thathcer y Blair cambiaron la sociedad británica diciendo que el mercado era dios. Ahora estamos viendo las consecuencias", afirma.

Más noticias de Política y Sociedad