Público
Público

López Aguilar promete parar el minivaticano en Europa

El candidato del PSOE asegura que el Europarlamento impedirá la construcción del complejo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Este tesoro existía antes de que llegara la mayoría absoluta del Partido Popular y va a seguir existiendo cuando el PP deje la alcaldía'. El cabeza de lista del PSOE en las elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar, se mostró así de confiado en su visita al Parque de la Cornisa, en el que el Arzobispado de Madrid pretende edificar su minivaticano gracias a los permisos concedidos por el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón.

Acompañado por los vecinos de la zona y los líderes del PSOE en la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, y en la capital, David Lucas, (ambos en la oposición), el ex ministro de Justicia recorrió las zonas ajardinadas sobre las que la archidiócesis que dirige el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, pretende construir los 25.000 metros cuadrados de su complejo urbanístico para uso y disfrute de la Iglesia.

López Aguilar se mostró confiado en que 'Europa será capaz de parar esta tropelía' y se comprometió personalmente a que desde el Europarlamento iba a 'marcar la diferencia' para impedir que 'el PP se salga con la suya'. Convencido de la capacidad de las instituciones continentales para 'frenar injusticias como esta', aseguró que 'en Europa se va a oír hablar de lo que aquí está sucediendo'.

El socialista aseguró que pretende reclamar en Bruselas una declaración de impacto ambiental de la zona que el consistorio de Gallardón ha obviado que 'ponga en su sitio una tropelía como la que se ha aprobado y certifique la inviabilidad del proyecto'.

El candidato socialista aplaudió los logros obtenidos por la movilización vecinal al ser interpelado por una vecina, descontenta con los escasos logros obtenidos por sus compañeros de partido como oposición en el Ayuntamiento de Madrid. 'Celebro que los ciudadanos se pongan en marcha, tomen la calle, hagan su propio ruido y logren sus propias conquistas' donde los políticos no han sido capaces.

Los vecinos de la zona, organizados a través de la Asociación de Vecinos del Parque de la Cornisa - Vistillas, consideran un 'éxito' la manifestación que convocaron el pasado 29 de marzo, a la que acudieron alrededor de 7.000 personas, y que contó con el apoyo de organizaciones sociales tan dispares como la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales o Ecologistas en Acción.

Contrarios a la construcción de un complejo urbanístico para la Iglesia en las únicas zonas verdes de las que disfrutan en la actualidad, los vecinos llevan más de 20 años movilizados. Los primeros intentos del Arzobispado de Madrid por construir para sí una Ciudad de la Iglesia datan de 1985, cuando el alcalde de Madrid era Enrique Tierno Galván, que acordó la construcción de una Biblioteca Conciliar de 13.000 metros cuadrados en La Cornisa del Manzanares.

Ya entonces, como en las siguientes intentonas protagonizadas por dos cardenales distintos y cuatro alcaldes, fue la resistencia ciudadana la que tumbó la aprobación definitiva de distintos complejos eclesiásticos.

Quizá por eso, López Aguilar hizo suyo uno de los principales lemas 'Menos cemento y más árboles' de los vecinos. 'Este entorno es un tesoro que nos enseñó Galdós, y que cualquier ciudad europea querría preservar a cualquier coste', defendió el candidato.

'Pero no hay que limitarse a conservarlo', respondió un vecino, 'hay que mejorarlo, porque lleva ya demasiados años dejado de la mano de Dios'. La resistencia ciudadana se muestra convencida de que el Ayuntamiento abandona deliberadamente la zona para que cualquier reforma ejecutada allí sea bienvenida por los residentes en el barrio.

La Iglesia Católica nunca ha estado tan cerca de lograr su objetivo como ahora, gracias al alcalde Ruiz Gallardón, que otorgó el pasado 27 de febrero el visto bueno definitivo al Plan Parcial de Reforma del Parque de la Cornisa y San Francisco el Grande, un lugar único en la capital por sus condiciones paisajísticas, históricas y medioambientales.

Aun así, los vecinos volvieron a insistir en que no son 'un grupo de ateos en una cruzada contra la Iglesia'. 'Da igual quien lo promueva, es un proyecto que no debía haberse aprobado', ahondó Tomás Gómez. 'Si fuera un proyecto para el Real Madrid, también habría que pararlo; este lugar es la única parte de la ciudad original que se conserva como tal', aseguró David Lucas.

Más noticias en Política y Sociedad