Público
Público

López-Arias niega ante la jueza su implicación en un tráfico de influencias

EFE

Lugo, 18 may (CEL).- El ex director general de Cofares, José Antonio López-Arias, negó hoy cualquier implicación en un supuesto delito de tráfico de influencias en la declaración que realizó en el Juzgado de Instrucción Número 3 de Lugo, donde compareció como imputado ante la instructora, Estela San José Asensio.

López-Arias, que hasta hace unos días era director general de la cooperativa farmacéutica Cofares, se presentó en sede judicial, acompañado por su abogado, mucho antes de las doce del mediodía, hora en la que había sido citado por la instructora para declarar como imputado por un supuesto delito de tráfico de influencias.

En todo caso, según fuentes jurídicas consultadas por EFE, la declaración de López-Arias se retrasó hasta cerca de la una del mediodía y se prolongó por espacio de algo más de media hora.

A la salida de los Juzgados de Lugo, López-Arias no hizo declaraciones a los medios de comunicación, pero fuentes próximas al empresario aclararon que el supuesto delito de tráfico de influencias por el que fue imputado estaría relacionado con una "hipotética intervención de -Jorge- Dorribo" para intermediar en la concesión de subvenciones públicas a un proyecto de inversión de Cofares en Galicia.

En su declaración, según las mismas fuentes, López-Arias manifestó que las citadas subvenciones para ese proyecto empresarial fueron aprobadas por el IGAPE en agosto de 2009, pero Cofares renunció a esas ayudas en junio de 2011, dado que estaban condicionadas a que se mantuviese el funcionamiento de los otros dos almacenes que la cooperativa farmacéutica tenía en Galicia.

De hecho, López-Arias matizó que las condiciones impuestas por el IGAPE eran algo inasumible dentro del plan de negocio de la cooperativa y, por eso, Cofares renunció a las ayudas.

Además, aclaró que todas esas gestiones fueron realizadas por la cooperativa farmacéutica mucho antes de la fecha en la que él mismo conoció "personalmente" al que entonces era propietario de Laboratorios Asociados Nupel, Jorge Dorribo, principal imputado en la llamada 'Operación Campeón'.

Según las fuentes citadas, en el transcurso de la declaración, en la que estuvo presente el fiscal, López-Arias fue también interrogado con relación a un pago por importe de 213.000 euros que la cooperativa farmacéutica hizo a una empresa de Jorge Dorribo.

Con respecto a esa parte del interrogatorio, aclaró que el ingreso se correspondía con una deuda de la empresa Euroserv, filial de la cooperativa farmacéutica, por suministro de medicamentos, cuyo vencimiento se produjo en el verano de 2011, justo cuando Laboratorios Asociados Nupel entró en concurso de acreedores.

De hecho, desligó ese pago de cualquier asunto relacionado con la 'Operación Campeón' y explicó que el ingreso se realizó directamente "dentro de la masa de acreedores" de Nupel, que se encuentra en pleno proceso de liquidación, tutelada por los administradores concursales.

José Antonio López-Arias ya había prestado declaración en el Tribunal Supremo en la causa que se sigue contra José Blanco, dado que el propio Jorge Dorribo lo había mencionado como uno de los supuestos testigos que vio el pago irregular que presuntamente le hizo al exministro en la gasolinera de Guitiriz, a cambio de favores políticos.

Sin embargo, en esa primera declaración, en la que compareció como testigo en el Tribunal Supremo, negó haber visto ningún sobre con dinero en ese encuentro, que tuvo lugar en febrero de 2011.

López-Arias fue destituido esta misma semana como director general de Cofares, cargo que había ocupado durante los últimos cinco años.

También prestaron declaración esta mañana, como imputados, tres empresarios lucenses, Juan Carlos Morán, dedicado al sector de la maquinaria y el almacenaje, y Milagros Salgado y Constantino Saqués, socios ambos de una empresa de frío industrial.

Según fuentes jurídicas consultadas por EFE, fueron interrogados por las relaciones comerciales que mantenían sus respectivas empresas con las sociedades de Jorge Dorribo, pero ninguno de ellos quiso hacer declaraciones a los medios de comunicación al finalizar su comparecencia ante la instructora.

"No tengo nada que decir. Que el señor Jorge -Dorribo- es un sinvergüenza. Nada más", espetó Constantino Saqués a los medios de comunicación a las puertas de la sede judicial.

Más noticias de Política y Sociedad