Público
Público

Lufthansa abre negociaciones informales con el sindicato en el cuarto día de huelga

EFE

La aerolínea alemana Lufthansa abrió hoy con el sindicato Ver.di negociaciones informales sobre las exigencias salariales del personal de cabina y de tierra, en su cuarta jornada de huelga, en la que está previsto que se cancelen 128 vuelos, 28 de ellos de larga distancia.

Según informó hoy el portavoz de Ver.di Harald Reutter, la compañía aérea "se ha dirigido a nosotros para entablar negociaciones informales".

Explicó que la oferta de dialogar ha procedido de la cúpula directiva de la compañía aunque señaló que por el momento "no hay a la vista" ninguna oferta que pudiera poner fin a los paros.

También el portavoz de Lufthansa Andreas Bartels confirmó que se han retomado las conversaciones, pero no quiso ofrecer mas detalles sobre el contenido de la reunión ni quienes participan en ella.

Portavoces de Lufthansa señalaron hoy que, pese a las cancelaciones, se confía en poder ofrecer el 94 por ciento de los vuelos previstos para esta jornada.

Las compañía anunció ayer la suspensión, entre hoy y el lunes, del 10 por ciento de sus vuelos dentro de Alemania y de Europa y apuntó que prepara un plan de recortes más amplio para sus servicios de largo recorrido.

Según la compañía, esas medidas permitirán dar "estabilidad" a su plan de vuelos y "seguridad" a sus pasajeros en cuanto a la planificación de los viajes.

De las cancelaciones transcontinentales de hoy, la mayoría se producirán en los aeropuertos de Fráncfort, Múnich y Düsseldorf en conexiones que tenían como destino América y Asia, según Lufthansa.

La compañía aérea tomó la decisión de recortar sus planes de vuelo al término de la tercera jornada de la huelga, que supuso la cancelación de 82 vuelos, 70 de corta distancia y otros doce de largo recorrido.

Según datos del sindicato Ver.di, un total de 5.000 personas -trabajadores de mantenimiento y "catering" en su mayoría- secundaron ayer la huelga, una cifra similar a las registrados en la segunda jornada, después de que el lunes apenas se apreciaran incidencias.

Las negociaciones salariales fracasaron la semana pasada al rechazar Ver.di una oferta con un aumento salarial del 6,7 por ciento en casi dos años, además de una paga extraordinaria única, lo que de facto se traduciría en un incremento anual del 3,35 por ciento.

El sindicato exigía para unos 50.000 empleados de cabina y tierra un aumento del 9,8 por ciento y un convenio con una vigencia de sólo un año.

Esta huelga indefinida agrava la situación en la compañía, que la semana anterior afrontó ya la que llevaron a cabo los pilotos de sus filiales Cityline y Eurowings.

Más noticias de Política y Sociedad