Público
Público

"Mal de piedras", una encrucijada italiana entre la imaginación y la realidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

"Mal de piedras", la novela de la genovesa Milena Agus que ha triunfado en Italia, Francia y Alemania y que se acaba de publicar en España, lleva al lector a la encrucijada entre la imaginación y la realidad y le envuelve con los aires mediterráneos de la mítica Cerdeña.

Milena Agus ha querido homenajear a la tierra natal de su madre, Cerdeña, con una historia que, como reconoce en una entrevista con EFE, le hubiera gustado vivir en primera persona de haber nacido en 1913, como abuela, la protagonista de su segunda novela.

"Mal de piedras", editada por Siruela y publicada también en catalán, pone al lector en un brete sobre el caprichoso juego de encuentros y desencuentros de la vida y narra cómo a abuela todo en la vida le llega con retraso: un matrimonio de conveniencia, el amor ideal del Veterano o su tan anhelado embarazo.

Abuela conoce al Veterano en un balneario, dónde acude para tratar su "mal de piedra", los cálculos renales que expulsan de su útero todos los embriones que allí se forman y de los que finalmente se cura con el bálsamo para su alma que supone el amor del Veterano y el amor de su marido, al negarle la posibilidad de irse hacia el mundo de la imaginación.

Aunque Milena Agus asegura que el libro no es autobiográfico y que la historia que cuenta es "totalmente inventada", reconoce que el mismo surgió por un deseo de conservar algunos hechos de su familia.

Así, la historia del Veterano tiene paralelismos con la de su abuelo, y las dos casas en las que sitúa la historia reflejan su propia casa y la de su abuela que, aunque decadente, aún conserva.

La narración en tercera persona, de boca de la nieta, la justifica la italiana para "salvar" los pasajes más escabrosos de la novela, al considerar que los detalles eróticos y picantes vividos por la abuela necesitaban ser contados "por una voz joven" y no por boca de una sexagenaria.

Para Milena Agus, el Veterano representa el "amor ideal" que toda persona quiere vivir, la cura que todos necesitamos para nuestro particular "mal de piedras", el único que hasta el momento considera a abuela como persona y que le da la amistad de la que nunca ha disfrutado hasta hacer que pueda quedar embarazada.

No obstante, según la escritora, también el Veterano saca beneficio de esa amistad, al lograr apagar el odio que siente hacia una hija de cuya paternidad duda.

Según Agus, "todos necesitamos un ideal soñado", aunque el hecho de tener al lado a alguien con los pies en la tierra es fundamental, y afirma que si hubiera nacido en 1913, como abuela, hubiera tenido esa misma vida; "me reconozco, hubiera tenido una existencia así, entre la imaginación y la realidad".

"En nosotros siempre existe un conflicto entre la vida soñada y la que realmente vivimos", asegura la escritora, quien añade que ese conflicto "cada uno lo resuelve a su manera: la abuela y yo lo hemos resuelto escribiendo".

Milena Agus sitúa a Cerdeña como una protagonista más del libro por su "mitificación" de esta isla italiana en la que nació su madre.

Como hija única de madre sarda y padre marino que viajaba permanentemente, Agus vivió una infancia en Génova en la que su madre y ella formaban "un binomio inseparable" y en la cual su madre tenía como objetivo fijo volver a Cerdeña.