Público
Público

Maldita Nerea y La Oreja de Van Gogh toman el testigo en Rock in Río Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con la caída de la tarde, la asistencia a la primera jornada del tercer Rock in Río Madrid ha pasado de cientos a varios miles de personas, justo en el momento en que dos bandas señeras del pop-rock español como Maldita Nerea y La Oreja de Van Gogh asaltaban el escenario principal.

Jorge Ruiz y los suyos han tomado el testigo de David Otero "El Pescao", arrancando su repertorio con "Piedra, papel o tijera", uno de los temas de su disco "El secreto de las tortugas" (2007), que ha servido también para cerrar su intervención con el tema que daba título a ese álbum.

"¿Hay alguna tortuga por aquí?", ha gritado el cantante en un momento de su actuación, en la que han desgranado canciones de su aún más exitoso disco "Es un secreto... No se lo digas a nadie" (2009), como "Cosas que suenan a", "Por el miedo a equivocarnos", "Tu mirada me hace grande" y "Con trocitos".

Ruiz, comedido en sus intervenciones, ha tenido oportunidad de sentir el calor del público que, aunque de forma tardía, ha convertido a estos murcianos en una referencia musical mayoritaria, sobre todo entre el público joven, que han celebrado también canciones más recientes como "Fácil" y "¿No podíamos ser agua?".

Llegaban entonces las primeras noticias de pequeños atascos a varios kilómetros de distancia de la Ciudad del Rock de Arganda del Rey. Eran las 19.30 horas y, sin palabras introductorias, han sonado los primeros "guitarreos" de La Oreja de Van Gogh y su tema "Día Cero".

"Buenas tardes, Madrid. Es un gustazo formar parte de Rock in Río, más aún en un día en el que casi toda la música es en español", ha gritado después, a modo de presentación, la vocalista Leire Martínez.

Después de 14 años de trayectoria, el de LOVG ha sido un concierto plagado de éxitos, como "Cuídate" o la siempre loable "París", con ceremín incluido, combinado con algunas novedades salidas de su último disco, "Cometas por el cielo".

Más consistentes y contagiosos resultan los donostiarras cuanto más pábulo dan a su vena más electrónica y a sus esporádicos ramalazos góticos, excepcionalmente respaldados por la voz de Martínez, a la altura de los mejores tiempos de su predecesora, Amaia Montero, que actuará en este mismo escenario el jueves.

La única banda española con un millón de seguidores en Facebook bien habría merecido una hora más tardía dentro de la parrilla del festival, pero aún así han logrado congregar a varios miles de personas ante el Escenario Mundo, de niños a adultos, que han vibrado, especialmente con la energía de "Puedes contar conmigo".

"Dulce locura", "La niña que llora en tus fiestas" y "Cometas por el cielo" han constituido el cierre de su concierto, justo antes de la llegada de Dani Carbonell, alias Macaco, y el resto de su banda.

Ritmos reggae han tomado con ellos el escenario, a la espera de las actuaciones más singulares de la velada, las de los roqueros Lenny Kravitz y Maná.