Público
Público

Manos voluntarias analizan y limpian los ríos de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ríos de España viven una delicada situación por la escasez de agua, por el estrechamiento de sus caudales naturales y por la contaminación causada por el hombre, que ahora se presta voluntario para arreglar lo que durante años ha degradado.

El programa de Voluntariado en Ríos que impulsa el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) dentro de su estrategia nacional de restauración de ríos, moviliza cada año a miles de personas que dedican su tiempo libre a limpiar las márgenes y analizar las aguas de los ríos de las cuencas hidrográficas del Norte, Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir, Segura, Júcar y Ebro.

Esta iniciativa, que va por su tercera convocatoria, ha logrado implicar este año a 52 asociaciones de diferente tipo y corte, "desde las grandes asociaciones ambientales, hasta pequeñas asociaciones de jubilados de Zamora", explican fuentes del ministerio.

Todo ello y a fin de que los 30.000 voluntarios que se remangaron en 2008 en pos de la salud de los ríos alcancen este año los 50.000.

De que esta cifra aumente se encargan organizaciones como la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), que cada fin de semana arrastra a decenas de personas hasta el río Henares, contaminado por la fuerte presión urbanística de la zona corredor que lleva su nombre.

En colaboración con la ONG Green Cross, esta organización que surgió por iniciativa de un grupo de estudiantes de Ciencias Ambientales de la Universidad de Alcalá de Henares se ocupa de "su casa", de "su río", hasta ahora "un poco olvidado", reconoce su presidente, Roberto Ruiz.

Según el día, los equipos coordinados de voluntarios limpian las márgenes del río o analizan el agua, al tiempo que reciben educación ambiental por parte de los monitores que les acompañan, que les explican el "por qué de la actividad, cómo está el río, cómo debería estar y cuáles son las características de su flora, fauna y geología", matiza Ruiz.

"Ríos y acuíferos están muy relacionados, se transmiten agua y además de agua, lo que hay en él: contaminación. Pero el río tiene una capacidad de auto-regeneración que no tienen los acuíferos", se recuerda siempre a los voluntarios antes de comenzar la faena.

La actividad más científica de los voluntarios es la de análisis físico-químico, en la que novatos y experimentados se meten de lleno en el agua para recoger muestras de agua y analizar a continuación parámetros como el PH, la dureza, la turbidez y los nitratos que hay presentes en el agua.

A este análisis químico le sigue el biológico, donde se repara en los macroinvertebrados, organismos que según la especie a la que pertenezcan dan idea de cuál es la calidad del agua.

En las batidas de limpieza los voluntarios cambian el instrumental científico por bolsas amarillas de basura, donde se depositan los desperdicios que contaminan las riberas y el propio agua.

La reacción de los voluntarios es siempre la misma: "A la gente le gusta disfrutar del campo, pero lo manchan y esperan a que otros lo limpien", se quejan mientras rastrean en busca de cualquier resto de basura.

El programa de limpieza de ríos va sin embargo más allá del trabajo de campo, con él se resuelve un problema de competencias entre las confederaciones hidrográficas y los ayuntamientos que aparece cuando el río atraviesa varios municipios o zonas alejadas.

La fuerza de los voluntarios ayuda y a conocer la problemática de la calidad de los ríos y hace que los ayuntamientos actúen, asegura el coordinador del programa de voluntariado en ríos en el MARM, Francisco Javier Sánchez.

Más noticias en Política y Sociedad