Público
Público

Mapa del Tokio de Isabel Coixet

A una semana del estreno de su nueva película, la directora dibuja para ‘Público’ una ciudad viva de sonidos, sensaciones y anécdotas

SARA BRITO

Lo primero que recuerda Isabel Coixet (Barcelona, 1962) cuando le da por pensar en Tokio es un sonido. El de las cigarras. "Viven sólo tres días y los cadáveres te los vas encontrando por la ciudad", cuenta. Por eso, no hay que extrañarse que el nuevo acto de melancolía de la directora más viajada del cine español responda al nombre de Mapa de los sonidos de Tokio (en cines el próximo 28 de agosto). "Desde La vida secreta de las palabras (2005) empecé a interesarme más por el sonido para la creación de atmósferas", confiesa.

Y por mucho que sea la primera vez que la directora emprenda el camino del thriller -romántico, sexual, esteticista, pero thriller-, su gusto por los lugares remotos y los personajes solitarios sigue intacto. A saber: Ryu (Rinko Kikuchi), pescadera de noche y asesina a sueldo de día, es "una mujer que está muerta, que ha decidido vivir una no vida".

Una femme fatale trágica que acaba enamorándose de David (Sergi López), el hombre al que debe matar y dueño de una tienda de vinos en pleno barrio viejo de Asakusa, en Tokio. Ryu, David y el viejo ingeniero que registra los sonidos que rodean a la protagonista arrastran sus existencias heridas por un Tokio que Coixet dibuja lejos de los centros turísticos. Fotografiada con la lente de su cómplice habitual -el director de fotografía Jean Claude Larrieu-, la ciudad aparece saturada, lírica.

No sólo son las cigarras. A Coixet Tokio le fascina. Los karaokes, la ciudad vieja, el sushi, el ramen, los cementerios. "Sus contrastes, sus edificios gigantes, los 14 millones de personas que viven allí y que se sienten tan solas. En Tokio hay un peso de la soledad muy fuerte", admite.

Paradójicamente, allí aprendió a tener "menos miedo, a contar lo que realmente quiero sin pudor".Armada de tiralíneas y con alma de geógrafa y de antigua viajera, Isabel Coixet dibuja para Público su particular mapa de Tokio. Uno que toma forma a partir de la trama de su película, de los escenarios que transitan sus personajes, pero también de los sonidos, las sensaciones y las anécdotas que acompañaron a la directora durante un rodaje en pleno invierno, en el que confiesa haberse sentido más libreque nunca.

Más noticias de Política y Sociedad