Público
Público

La máquina que sólo deja votar por Romney y otras historias de la jornada electoral

El día en que Estados Unidos elige a su presidente deja un largo historial de anécdotas, más allá de escrutinios o discursos de última hora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más allá de los discursos de última hora de los candidatos a la presidencia, los datos de participación o los sondeos a pie de urna, la jornada electoral que se celebra hoy en Estados Unidos deja un sinfín de anécdotas o pequeñas historias que hacen más entretenido un día que, por lo general, transcurre a la expectativa de los resultados finales. Público recoge algunas de ellas.

Unos 12.000 votantes de Florida han recibido por error una llamada de las autoridades locales instándoles a acudir mañana a las urnas, un día después de las elecciones que se celebran hoy en el país. El error se debió a que se había programado para el lunes una llamada automática a modo de recordatorio para 27.917 votantes del condado de Pinellas, pero no se interrumpió por la noche y hoy, 12.525 electores han recibido la lammada pidiendo que acudieran 'mañana' a votar. 

En la base de la aguja del emblemático Empire State, la cadena de televisión CNN ha instalado un contador vertical luminoso que irá mostrando en tiempo real los resultados obtenidos en los diferentes estados por Obama y Romney en su carrera hacia la presidencia. Cuando se conozca el nombre del candidato ganador, todas las luces cambiarán a una tonalidad monocroma, para proclamar bien alto quién se convertirá en el próximo ocupante de la Casa Blanca. Esta tradición comenzó en 1932, precisamente con motivo de otros comicios presidenciales, en los que resultó escogido el demócrata Franklin Delano Roosevelt.


Una de las máquinas electrónicas de voto en Pensilvania ha tenido que ser retirada después de que un votante registrara con su cámara de vídeo cómo sólo dejaba votar al candidato republicano Mitt Romney. Aunque el ciudadano marca la casilla con el nombre de Barack Obama varias veces, la máquina marca la casilla de Romney y le da el voto por válido.'Inicialmente seleccioné Obama, pero señaló Romney. Supuse que estaba siendo quisquilloso, así que anulé la selección de Romney y lo intenté de nuevo con Obama, esta vez con más cuidado, pero aún así salió Romney', dijo el afectado, según publica la cadena NBC.

Tal es el interés por vencer la alta abstención que tradicionalmente viven los comicios estadounidenses que algunos sectores han tomado sus propias iniciativas para animar a que los ciudadanos acudan a las urnas. Es el caso de dos compañías latinas de taxis, Taxi Las Águilas y Grillos Taxi, que durante el día de hoy ofrecen su servicio de manera gratuita para que la comunidad hispana de Salt Lake City, en Utah, vaya a votar. 'Acepté hacerlo para ayudar a aquella gente que no tiene transporte', dijo Raúl Ramírez, propietario de Taxi Las Águilas, que cuenta con una flota de 14 vehículos y recibió más de 50 llamadas para pedir el servicio electoral, algo que le cuesta dinero, pero no le importa.

Casi seis millones de ciudadanos estadounidenses están privados del voto porque fueron condenados por delitos y permanecen sin derecho al sufragio aunque ya hayan cumplido su sentencia. Cada estado tiene sus propias leyes y aunque la norma no rige igual para todos (en Maine se permite el voto incluso a las personas que estan en prisión), hay nueve estados que lo restringen de manera permanente. Estados Unidos tiene la tasa de encarcelamiento más alta del mundo: 743 personas por cada 100.000 habitantes.

No está apurando la campaña como su rival Romney ni dando discursos o conferencias con la prensa. En el día de las elecciones, el presidente ha preferido quedarse en casa y pasar tiempo practicando una de sus aficiones favoritas: el baloncesto. Y ya se ha apuntado su primera victoria. El equipo de Barack Obama ha ganado por cerca de 20 puntos, según dijo Alexi Ginnoulias, ex tesorero del estado de Illinois, que jugó en el equipo del presidente.

No son pocas las personas que se están encontrando con trabas a la hora de acudir a votar. En Florida, que es uno de los estados decisivos y que aporta 29 votos electorales, algunas personas han sido enviadas a centros diferentes del que les correspondía y ha habido problemas con las máquinas para emitir el comprobante de votación. 'Cuando se envía a un votante a un recinto equivocado para sufragar y vota con una papeleta provisional, hay un gran problema sobre si debe o no ser contado, y eso no es un error del elector. Es una decisión administrativa de los empleados en los centros de votación. Estamos muy preocupados', dijo Barbara Arnwine del Lawyers' Committee for Civil Rights Under Law.

Más noticias en Política y Sociedad