Público
Público

Marruecos retira su confianza en el enviado especial de la ONU en el Sáhara

EFE

Marruecos anunció hoy que retira su confianza en el enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, por su "método desequilibrado y parcial".

A través de un comunicado, el Ministerio de Comunicación aseguró que "Marruecos retira su confianza en el enviado especial de la ONU", porque Ross renunció "a los principios de negociación estipulados por las resoluciones del Consejo de Seguridad y por su comportamiento desequilibrado y parcial en varias ocasiones".

Añade que Marruecos pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, "tomar las decisiones convenientes para poder avanzar en el proceso de las negociaciones sobre la cuestión del Sáhara", ya que éste "se ha convertido en un proceso sin perspectivas y sin posibilidades de avance".

Asimismo, señala que Marruecos reitera "su apego a las resoluciones del Consejo de Seguridad, y en primer lugar a la negociación para llegar a una solución política, duradera y consensuada".

La resolución del Consejo de Seguridad del pasado 24 de abril pidió a ambas partes, Marruecos y el Frente Polisario, "voluntad política" para resolver el conflicto, al tiempo que hacía varias recomendaciones a las dos partes.

Marruecos, miembro actual del Consejo, votó a favor de la resolución "como prueba de su compromiso con la negociación".

Por su parte, el ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno, Mustafa Jalfi, aseguró hoy durante una rueda de prensa en Rabat que actualmente hay una tendencia "a debilitar la postura de Marruecos (en el proceso de negociaciones) y marginar la propuesta histórica y estratégica" de autonomía de este país.

"Cuando empezaron las rondas de conversaciones indirectas se hablaba de dos o tres, pero hasta ahora se han celebrado nueve sin conseguir ningún avance verdadero", dijo Jalfi, quien añadió que para Marruecos "ya no es conveniente aceptar esta situación".

Marruecos, que ocupó el Sahara Occidental en 1975, tras la salida de España, sostiene que la autonomía dentro de la integridad del Estado es la única salida viable para el conflicto, mientras que el movimiento independentista Frente Polisario apuesta por la celebración de un referéndum de autodeterminación en el que la independencia sea una de las opciones.

Según publica hoy el diario "Al Alam", órgano del gubernamental Partido Istiqlal (PI, nacionalista), Yusef Amrani, viceministro marroquí de Exteriores, "comunicó oficialmente" a la ONU que Marruecos pedía la salida de Ross de su misión en el Sáhara, pero al ser consultado por Efe, Amrani aseguró que las informaciones del diario son erróneas.

"Lo que hemos dicho (a Ban Ki Moon) es que Ross no tiene nuestra confianza y que haga lo necesario para evaluar la situación", explicó Amrani.

El viceministro marroquí señaló que Ross "se ha alejado de su papel de mediador otorgado por el secretario y de los parámetros del Consejo de Seguridad", y destacó que "no podemos continuar trabajando en este clima de falta de neutralidad por parte de Ross. No hay ningún progreso, al contrario el proceso se ha atascado".

Mientras, el portavoz de Ban Ki-moon, Martin Nesirky, aseguró desde las Naciones Unidas que el secretario general tiene plena confianza en Christopher Ross.

El anuncio de Marruecos se produce después de que el lunes pasado el ministro de Exteriores marroquí, Saadedín Otmani, declarase que Rabat está "descontento" con el trabajo de Ross, y que éste había ido "más allá de sus atribuciones".

Rabat nunca vio con buenos ojos el nombramiento de Ross en enero de 2009; el hecho de haber sido diplomático en Argelia, país que es el principal valedor del Frente Polisario, siempre hizo sospechar a Marruecos de su parcialidad, pero estas reticencias no impidieron a Ban Ki-Moon confirmarlo en el cargo.

El anterior enviado Especial para el Sáhara, el holandés Peter Van Valsum, fue destituido por unas declaraciones que se consideraron desafortunadas en las que consideraba que el referéndum en el Sáhara Occidental era inviable; en aquel momento, fue Argelia la que más presionó por su salida.

Más noticias de Política y Sociedad