Público
Público

La matriz de la empresa de El Bigotes está en la isla Nevis

Se llama Forevermore Inc. y tiene cinco socios que la Policía aún no ha identificado

MANUEL RICO

La estructura empresarial de Orange Market, firma utilizada presuntamente para financiar ilegalmente al PP valenciano, termina en un paraíso fiscal: la isla Nevis, un microestado en las Antillas Menores, que vive del turismo y de los empresarios que quieren mantener su dinero opaco.

La Brigada de Blanqueo de la Policía, en el informe que elaboró sobre las actividades fraudulentas de la empresa que dirige Álvaro Pérez, El Bigotes, desvela que las acciones de Orange Market son propiedad de una empresa del Reino Unido llamada Bangtone Limited y esta a su vez es una filial de la sociedad Forevermore Inc. ('Para siempre jamás', en castellano), cuya sede está en la isla Nevis.

Isla Nevis esun paraíso fiscal situado enlas Antillas

El objetivo de esta estructura es ocultar la identidad de los dueños de la compañía. Y, de momento, han tenido éxito. La Policía sabe que Orange Market tiene cinco propietarios, pero no conoce sus nombres, según indica en su informe: 'La sociedad ubicada en Nevis tiene sus acciones divididas entre cinco accionistas, los cuales participan en el capital social con los siguientes porcentajes: 10, 14, 25, 25 y 26, respectivamente, sin que conste quienes son los mismos'.

En el informe policial se explica que esta estructura empresarial es idéntica a la montada por los jefes de la trama, Francisco Correa y Pablo Crespo, con otras compañías y se cita expresamente a Caroki y Kintamani. Las sociedades en el exterior también servían a la organización para blanquear el dinero negro generado.

Otras empresas de la trama Gürtel también tienen su sede allí

Orange Market ocupa un papel central en el caso Gürtel. La empresa se constituyó en Valencia para aprovechar las buenas relaciones de Álvaro Pérez, El Bigotes, con el círculo más próximo al presidente de la Generalitat, Francisco Camps. Y ciertamente las aprovechó: Orange Market recibió más de siete millones de euros en contratos de la Administración autonómica, monopolizó la organización de actos del PP valenciano durante el último lustro y sirvió como instrumento para que cinco empresarios pagasen gastos del partido.

Varios dirigentes del PP valenciano colaboraron en las actividades ilegales de Orange Market, según la Policía. Entre ellos, el secretario general, Ricardo Costa; el secretario de Organización, David Serra, y la tesorera, Yolanda García.

En concreto, en el informe policial se describe en los siguientes términos la forma de funcionar de la trama corrupta: 'La organización negocia el pago de la deuda con los responsables políticos valencianos, siguiendo las indicaciones de Pablo Crespo, confeccionando facturas ad hoc con conceptos acordados al efecto entre Ricardo Costa y Álvaro Pérez; David Serra participa eliminando determinados conceptos, preparando los talones y fijando con Álvaro Pérez la cifra global de abono; y Yolanda García librando los fondos a indicaciones de Ricardo Costa con conocimiento de la emisión de una factura por conceptos ficticios'.

Más noticias