Público
Público

"Max Payne" pasa de la consola a la gran pantalla

Reuters

El última adaptación cinematográfica de un videojuego llega a los cines en Estados Unidos esta semana, con el estreno de "Max Payne".

La oscura película, protagonizada por Mark Wahlberg, que interpreta aun policía que busca al hombre que mató a su esposa y a su hijo, sigue los pasos de producciones como "Tomb Raider", con Angelina Jolie, que fue un éxito comercial pero que fue criticado por los aficionados a los juegos.

"Las adaptaciones de videojuegos no son aptas para cardíacos", expresó John Moore, director de "Max Payne".

"Ha sido una mezcla en términos de resultados. Si lees los 'chats' hay un gran rechazo de los aficionados a los juegos, en oposición a las adaptaciones de libros de cómics, que han sido éxitos sonados. Los videojuegos tienen tropiezos en su transición a la pantalla grande".

"Max Payne" es la segunda adaptación de un juego que realiza este otoño 20th Century Fox, que logró un éxito de 100 millones de dólares de recaudación con "Hitman", el año pasado.

"Creo que mientras sean interesantes, los videojuegos emocionantes creados con buenos argumentos, buenas historias y personajes interesantes, son una oferta natural para los contadores de historias en Hollywood, para alcanzar esos fundamentos", dijo Patrick Aiello, productores de la película "Street Fighter".

Conforme más productores de Hollywood aficionados a los videojuegos han ascendido en su carrera, Hollywood presta más atención los videojuegos hoy. Si "Max Payne" tiene un taquilla arrolladora, Hollywood ya tiene un amplio catálogo de adaptaciones de juegos esperando bajo la manga.

Más noticias de Política y Sociedad