Estás leyendo: Mayo negro para la bolsa

Público
Público

Mayo negro para la bolsa

Las pérdidas acumuladas este año se elevan al 28,91% y las de este mes, el peor desde noviembre de 2010, al 13,14%. La prima de riesgo cae hasta los 536 puntos, tres menos que ayer, cuando registró el cierre m&aacute

EFE

La bolsa española ha bajado hoy el 0,01% y ha marcado otro mínimo anual, el cuarto consecutivo, en 6.089 puntos, perjudicada por la bajada de los mercados internacionales y por los malos datos de actividad y empleo publicados en Estados Unidos.

Con la prima de riesgo en 533 puntos básicos, el Ibex 35 ha caído 0,60 puntos (0,01%) y se ha situado en 6.089,80 puntos, nuevo mínimo anual y cota similar al comienzo de abril de 2003. Las pérdidas acumuladas este año se elevan al 28,91% y las de mayo, el peor mes desde noviembre de 2010, ascienden al 13,14%. En Europa sólo subió París, el 0,05%, en tanto que Londres cayó el 0,03%; el índice Euro Stoxx 50, el 0,08%; Milán, el 0,14%, y Fráncfort, el 0,26%.

La bolsa española comenzaba la jornada con una subida del 1% que le permitía superar el nivel de 6.150 puntos. La caída del 1,3% de Wall Street la víspera no impedía el rebote del mercado nacional. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, viajaba a Estados Unidos para reunirse con el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

Con el euro a 1,24 dólares (precio de julio de 2010) se iban conociendo datos económicos que incidían en el mercado, que se aferraba a 6.150 puntos. El PIB de la India crecía el 5,3% en el primer trimestre, ocho décimas menos que en los tres últimos meses del año pasado. Además, se conocía que las ventas minoristas aumentaron el 0,6% en abril; bajaba dos centésimas la inflación en la zona euro, hasta el 2,4%, y la tasa de paro en Alemania disminuía tres décimas y se situaba en el 6,7 %.

El mercado recibía el apoyo del presidente del BCE, Mario Draghi, al proponer una "unión bancaria" en Europa que se centraría en tres pilares: "Un sistema de garantías y depósitos, un fondo de resolución para bancos en peligro y una mejor centralización de la supervisión bancaria".

Mejoraba la situación en el mercado de deuda, donde la rentabilidad de los bonos a largo plazo bajaba al 6,45% antes de la apertura de Wall Street y la prima de riesgo a 520 puntos básicos. Después de conocerse los datos estadounidenses, la bolsa incurrió en pérdidas. En Estados Unidos, según la firma ADP, se crearon en mayo 133.000 empleos, menos de lo previsto, al tiempo que se revisaba a la baja el PIB del primer trimestre, que crecía el 1,9%, tres décimas menos de lo calculado inicialmente.

Además se conocía que las peticiones semanales de subsidios de desempleo crecieron en 10.000 (hasta 383.000) y después que el índice manufacturero de Chicago cayó en mayo de 56,2 a 52,7 puntos. Estos datos afectaban al precio de las materia primas (el petróleo Brent se cambiaba a menos de 102 dólares el barril) y al euro, que se cambiaba a menos de 1,24 dólares, nivel de julio de 2010.

La bolsa española estaba a punto de perder el nivel de 6.000 poco antes del cierre mientras Wall Street cedía más del 1%. Sin embargo, al final de la sesión, se reducía la caída del mercado neoyorquino, la mayoría de los grandes valores subía y la bolsa nacional concluía la jornada con un retroceso mínimo. Excepto Repsol, que cayó el 0,94%, el resto de los grandes valores subieron: Banco Santander, el 1,06%; Telefónica, el 1,02%; BBVA, el 0,66%, e Iberdrola, el 0,62%.

La mayor bajada del Ibex (el índice de referencia del mercado español) correspondió a Sacyr, el 10,16%, en tanto que Bankinter bajó el 6,09%; Indra, el 5,83%, y Abengoa, el 4,96%. FCC lideró las ganancias entre las empresas de este índice con un alza del 1,95%, mientras que Amadeus avanzó el 1,13%, seguidos por Santander y Telefónica.

En el mercado continuo destacó la bajada del 27,33% de la Seda de Barcelona, en tanto que los derechos de la ampliación de Caixabank comandaron las ganancias con una subida del 12,77%. La rentabilidad de la deuda española a largo plazo bajaba diez centésimas y se situaba en el 6,53% antes del cierre, en tanto que el rendimiento de los títulos germanos bajaba al mínimo histórico del 1,204% (1,27% la víspera). El efectivo negociado se ha situado en 2.945 millones de euros, de los que cerca de 700 fueron intermediados por inversores institucionales.

La prima de riesgo española ha caído hoy hasta 536 puntos básicos, tres menos que ayer, cuando registró el cierre más alto desde la entrada en el euro. A pesar de esta bajada, la prima de riesgo continúa por cuarto día consecutivo por encima de 500 puntos básicos, un nivel al que resulta "muy difícil financiarse", como reconocía hace unos días el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

La rentabilidad del bono español se relajaba hoy hasta el 6,56 %, desde el 6,66 % de la víspera, mientras la deuda alemana a diez años volvía a servir de refugio para los inversores, que hundían su rentabilidad hasta un nuevo mínimo histórico, el 1,2 %. Las incertidumbres en torno al sector financiero español continuaban después de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, descartara esta mañana que el BCE vaya a intervenir en la recapitalización de Bankia.

Fitch ha rebajado la deuda de las comunidades autónomas de Andalucía, Asturias, País Vasco, Canarias, Cantabria, Madrid, Murcia y Cataluña, con lo que deja a esta última región a un escalón del bono basura. A primera hora de la tarde, el FMI aliviaba las presiones al asegurar, a través de un portavoz, que el organismo "no contempla planes de asistencia a España, ni España ha solicitado apoyo financiero".

El secretario general del Tesoro y Política Financiera, Íñigo Fernández de Mesa, defendía hoy que España se financia "con total normalidad" pese a este encarecimiento de la deuda. Los seguros que contratan algunos inversores para cubrirse ante un posible impago de España se disparaban de nuevo hasta máximos históricos.

Más noticias de Política y Sociedad